Duras críticas sufre la propuesta de segregar los vagones del Metro por sexo

La iniciativa dada a conocer por el diputado DC Gabriel Silber, que buscaría evitar el acoso sexual hacia las mujeres en el servicio de transporte, no fue bien recibida por especialista en el tema.

843
Duras críticas sufre la propuesta de segregar los vagones del Metro por sexo (Agencia Uno).

El Metro de Santiago, sin duda, ha sido protagonista de la noticia durante esta semana. A la confirmación de que la nueva Línea 6 se inaugurará el próximo 2 de noviembre, se sumó el caos producido el lunes en la Línea 5 debido a una falla eléctrica.

Pero otro tema que se instaló en el tapete tiene que ver con una propuesta entregada por el diputado DC Gabriel Silber, quien manifestó la idea de establecer vagones segregados en el servicio en el Metro, especialmente en la hora punta, con el objetivo de evitar el acoso sexual contra las mujeres.

Aunque a primera vista podría calificarse de una propuesta que va en apoyo de la mujer, muchas personas criticaron la proposición. La candidata a diputada por el distrito 8 y militante de Revolución Democrática, Marcela Sandoval, calificó la iniciativa como “regresiva, porque toda medida que tiende a la segregación te lleva a tiempos pasados. En el fondo, si tú estás segregando vagones entre mujeres y hombres para evitar el acoso, luego vas a tener que segregar las salas de clases, los buses, las calles, ya que el acoso se produce en todos los lugares”.

La candidata a diputada por el distrito 8 y militante de Revolución Democrática, Marcela Sandoval.

La periodista e integrante del Frente de Género de RD afirmó al diario La Nación que “esta idea no ataca el tema de fondo. Aquí, aunque sea a largo plazo, lo que hay que hacer es tener un marco legal adecuado. Lamentablemente, la Ley de Acoso Callejero está durmiendo en el Congreso. Hay que tener sanciones pertinentes, pero sobre todo políticas educativas en el tema, que es lo único que te garantiza que esto se vaya erradicando”.

La exsecretaria general de RD aseveró que dicha propuesta no es viable, ya que “en temas de infraestructura, el Metro de Santiago no está habilitado para implementar una medida como esta, por el colapso que hay en horas punta”.

Silber recoge la experiencia internacional y da como ejemplos México y Río de Janeiro, pero en Brasil no fue tan exitosa esta medida. Además, esos países tienen realidades súper machistas y arraigadas. No quiero decir que Chile es muy liberal, pero las medidas tienen que darse de acuerdo a un contexto país”, añadió.

Marcela Sandoval apoya más la creación de campañas que visibilicen este problema. Además, “se pueden instalar dispositivos de alerta al interior de los vagones y en las estaciones. En la medida en que las mujeres y los niños sientan que hay una sociedad comprometida con el tema, la persona se siente con mayor propiedad a denunciar”.

“ES UNA MEDIDA SIMPLISTA, OBTUSA E INCONVENIENTE”

Especialistas en transporte tampoco están de acuerdo con la idea del diputado Silber. Es el caso de experto en transporte sustentable y académico de la Universidad Mayor, Hernán Silva, señaló que el problema es más de fondo y tiene que ver con el nivel de hacinamiento del servicio. “Es preocupante que estemos llegando a este nivel de propuesta… el problema es más estructural y cuando uno tiene un problema de este nivel de gravedad, tiene que solucionarlo yendo a la causa más importante, no a los efectos”, declaró a La Nación.

“Encuentro que lo que propone el diputado es una medida bastante populista y que aborda una externalidad, pero no se hace cargo del problema de fondo, que es que no podemos seguir tolerando este nivel de hacinamiento”, subrayó el experto.

Silva explicó que “el problema original es que el diseño inicial del Transantiago convirtió a la red de Metro en un monopolio de movilidad para los usuarios de la ciudad y ese es un error estratégico, porque deja cautiva a la gente a viajar solo en Metro. Lo que estamos viendo acá no solamente es un problema de hacinamiento, sino que de fragilidad del sistema y que la vemos cada vez que falla una línea, ya que colapsa la ciudad entera porque la gente no tiene otras opciones de trasladarse”.

La Línea 6 del Metro se inaugurará el 2 de noviembre (Agencia Uno).

El académico aseveró que “cuando no había hacinamiento esto (el acoso hacia las mujeres) prácticamente no era tema”.

“A mí me parece que llegar a separar a las personas por género es un tremendo tema, pero al adentrarse en la medida hay varias cosas importantes que uno puede decir, porque lo primero que me pregunto es si vamos a separar por sexo o por género, que no es lo mismo. Si vamos a separar por sexo, ¿qué pasa cuando una persona tiene una identidad de género distinta? Entonces, la verdad es que encuentro que es una medida simplista, obtusa e inconveniente, no me parece positiva para nada, es un mensaje equivoco para la sociedad y que, peor aún, hace que se asuma que el hacinamiento ya está, que se va a quedar y que tenemos que vivir con este hacinamiento. Ese me parece que es el mensaje más grave de todos”, estableció.

En relación a los países que han ejecutado medidas similares, el experto afirmó que esa realidad no se puede comparar con Chile, porque “son países que asumieron el hacinamiento y en Santiago no tenemos por qué asumir eso. Ellos ya se entregaron, estamos hablando de Ciudad de México que tiene 22 millones de habitantes, que no se compara con los 7 millones de Santiago. Japón, a su vez, es uno de los países más hacinados del mundo, donde hay personas que viven en departamentos de 15 m², entonces tampoco es una realidad que se aplique a Santiago”.