Muere Federico Luppi, el elegante argentino que deslumbró en el cine español

El argentino deja atrás más de cinco décadas de trabajo que le valieron amplia gama de premios, como la Concha de Plata del Festival de San Sebastián, por su papel en la coproducción hispano argentina Martin Hache (Adolfo Aristarain, 1997).

171

El actor Federico Luppi, icono del cine argentino y español con cinco décadas de prolífica carrera escénica, murió este viernes en Buenos Aires a los 81 años, tras no superar las complicaciones de un hematoma que se le formó tras sufrir una caída en su domicilio.

El artista, nacido en la localidad bonaerense de Ramallo en 1935, no pudo sortear un mal tropiezo que le dejó un golpe en el brazo y la cabeza y le produjo un hematoma que hace seis meses le significó ser intervenido en la Fundación Favaloro de la capital argentina, el mismo centro hospitalario en el que falleció esta jornada.

La actriz y guionista española Susana Hornos, casada con Luppi desde 2003, explicó el jueves que el actor se encontraba “con los altibajos normales de estos cuadros” después de haber permanecido varios meses con asistencia médica en su casa de la capital argentina.

ELEGANCIA ANTE LAS CÁMARAS
Sinónimo de elegancia ante las cámaras, el argentino deja atrás más de cinco décadas en las que su trabajo ha sido reconocido por una amplia gama de premios, como la Concha de Plata del Festival de San Sebastián, por su papel en la coproducción hispano argentina Martin Hache (Adolfo Aristarain, 1997).

“Nuestras condolencias a su compañera, la actriz Susana Hornos, familiares, entre ellos su nieto el actor Juan Luppi, amigos y a quienes han compartido el trabajo con él”, expresó la Asociación Argentina de Actores en un comunicado.

Esta entidad, que en 1996 entregó al veterano artista el Premio Podestá a la Trayectoria Honorable y en 2014 la medalla por sus 50 años de afiliación al sindicato, hizo especial hincapié en la extensa carrera de un actor que se inició en la televisión en 1964 con la telenovela “El amor tiene cara de mujer”.

Ya al año siguiente, filmó su primera película, “Pajarito Gómez”, dirigida por Rodolfo Kuhn, a la que siguieron un centenar de títulos principalmente en Argentina y en España, país del que obtuvo la nacionalidad.

“Tiempo de revancha” (1982) y “Un lugar en el mundo” (1992), ambas del argentino Aristarain; “La vieja música” (1985), del español Mario Camus; y “Cronos” (1993) y “El espinazo del diablo” (2001), del mexicano Guillermo del Toro son apenas una pequeña muestra de su filmografía más premiada.

“Federico Luppi se ha ido. Nuestro Olivier, nuestro Day Lewis, nuestro genio, Mi amigo querido. Hombre bueno y leal. Adiós Federico”, escribió Del Toro a través de Twitter.

El actor Antonio Banderas, con quien Luppi coincidió recientemente en el reparto del filme “Los 33” (Patricia Riggen, 2015), plasmó un emotivo mensaje para decir adiós al argentino.

“Nos deja Federico Luppi, gran referente de la interpretación mundial. Gracias por todo. DEP”, señaló el malagueño en sus redes sociales.

El también argentino Juan Diego Botto, coprotagonista de “Martin Hache”, se mostró “desolado” y consideró que el mundo es hoy “más gris” por la ausencia de un “inmenso ser humano” y un “grandísimo actor”. “Gracias Fede”, culmina Botto.

LUPPI POLÍTICO
La relación de Luppi con España se afianzó cuando durante la última dictadura militar argentina (1976-1983), en plena censura, aprovechó para trabajar en ese país donde, ya en 2002, tras el estallido de la grave crisis económica, social y política de su país.

“Lo extrañaremos. Nos queda el testimonio de un artista único y querido, dentro y fuera de los escenarios”, subrayó a Efe el ministro de Cultura de Argentina, Pablo Avelluto, quien remarcó que el actor deja “interpretaciones memorables”.

No obstante, el octogenario artista, que tuvo tres hijos, criticó fuertemente hace unos meses las políticas del Gobierno de Mauricio Macri y afirmó que le costaba cubrir sus gastos a fin de mes.

“Decepcionado, amargado, tristón, solitario”. Así declaró su situación personal en una entrevista el pasado febrero.

Por el momento, se desconoce cómo eligió la familia que sea el último adiós al prolífico artista. Fuentes oficiales dijeron a Efe que el Gobierno no organizará ningún acto de despedida.

En 2005, Luppi dirigió por primera y única vez una película, “Pasos” y hasta en seis veces ganó el Premio Cóndor de Plata de su país como mejor actor, pero también obtuvo un Premio Ondas en la misma categoría en 1995 por su intervención en “Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto”, de Agustín Díaz Yáñez.

La coproducción hispano argentina “Nieve negra”, de Martín Hodara, estrenada en enero de este año, es su última aparición en la pantalla grande.