Alcalde de Santiago no descarta uso de drones y globos para enfrentar la delincuencia

Felipe Alessandri está muy preocupado por la falta de contingente policial en la comuna, ya que ha aumentado la sensación de inseguridad debido a robos y asaltos que han tenido connotación nacional, como la muerte de un joven en el Paseo Ahumada.

332

El asesinato de un joven en pleno paseo Ahumada el martes pasado puso nuevamente en el tapete en los medios el tema de la seguridad ciudadana, especialmente en la comuna de Santiago ya que es el segundo caso de características similares y con desenlace fatal que sucede en pocos días.

Respecto a esta materia, Chile Vamos criticó el lunes pasado al gobierno de Michelle Bachelet de dejar sin recursos a los planes comunales de seguridad pública en el proyecto de Ley de Presupuesto 2018. “Esto significa dejar en total abandono a la ciudadanía, ya que los municipios no podrán financiar sus planes de seguridad, no obstante tratarse del problema de mayor importancia para la ciudadanía”, señala un documento entregado por el conglomerado político.

El alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, está muy preocupado por el tema y es por eso que pidió ayuda al Ejecutivo para enfrentar a la delincuencia en la comuna.

Lo que pasa es que tenemos una falta de efectivos policiales, que es brutal. Y no solo en el casco histórico, esto va mucho más allá, en el barrio judicial, el barrio Yungay, el barrio Centenario, la plaza Bogotá, Madrid, el sector de Sierra Bella, existe un déficit importante de policías. Nosotros estamos trabajando en mejorar la iluminación, en poner alarmas comunitarias”, manifestó.

Felipe Alessandri está muy preocupado por el tema de la delincuencia en su comuna (Agencia Uno).

El edil, que este miércoles inauguró un centro odontológico vecinal en el barrio San Diego, señaló que la municipalidad ha hecho su tarea: “Aumentó los móviles disponibles de Seguridad Vecinal y lanzamos la aplicación SoSafe para la comunidad. Para nosotros la seguridad es un tema, porque recogemos que es la principal necesidad de nuestros vecinos”, pero aclaró que hace falta más contingente policial, sobre todo después que Carabineros dejó de realizar dos servicios extras, que era el “foco antidelincuencia” y el servicio en el casco histórico.

“Ya he tenido múltiples reuniones con el intendente Orrego, con el ministro del Interior y Seguridad Público y le hemos pedido al ministro una nueva audiencia, porque el tema de la delincuencia en Santiago efectivamente nos está ganando la pelea. Quiero ser muy claro, es el gobierno central el encargado de la seguridad, los municipios somos coayudantes y en ese sentido nosotros estamos colaborando, pero necesitamos más efectivos en nuestras calles”, agregó.

Al ser consultado si está evaluando el uso de drones o globos con cámaras, como lo han hecho otras comunas como Las Condes y Lo Barnechea, Alessandri respondió que “usamos un globo para las fondas del Parque O’Higgins y tuvo bastante buen resultado. Por la morfología de Santiago estamos evaluando los tipos de drones, no siempre es lo más efectivo para este tipo de comunas, salvo para grandes extensiones que pueden ser los parques. No descartamos nada, pero estamos evaluando”.

RESPONSABILIDAD DEL METRO

El homicidio de Pablo Pérez Linaza, de 27 años, se produjo casi en la esquina del Paseo Ahumada con la Alameda, justo el lugar que lleva meses intervenido debido a los trabajos del Metro para la construcción de la Línea 3 y que se ha transformado en casi un laberinto peligroso, sobre todo en horas de la madrugada, ya que la iluminación es insuficiente y no hay guardias de seguridad.

Es por eso que Alessandri hace también responsable de esta situación a la empresa de transporte. “He estado en contacto con Metro, porque lo que le pasó a este joven que fue brutalmente asesinado se debe a la intervención que está haciendo el Metro, que tiene convertido a Ahumada en un callejón oscuro. Le estoy pidiendo a Metro que nos colabore con seguridad, guardias permanentes y mejor iluminación”.

Un joven de 27 años fue asesinado en pleno paseo Ahumada el martes pasado (Agencia Uno).

Añadió que “si van a intervenir nuestras calles, (Metro) tiene que hacerse cargo de las externalidades negativas que se producen. Bienvenidas las nuevas estaciones, pero en el intertanto la situación de Ahumada se va a demorar dos años”.

En relación a los recursos con los que cuenta la municipalidad, explicó que “nuestros inspectores ni siquiera pueden detener a alguien, salvo delito flagrante, no pueden solicitar una cédula de identidad y menos andar armados. La respuesta que hemos tenido tanto de los comerciantes ambulantes como de los delincuentes ha sido muy violenta y yo no voy a exponer la integridad física de los funcionarios municipales, por lo tanto necesitamos auxilio de la fuerza pública”.