Presentan Diseño del Nuevo Mercado Municipal de Temuco en base a madera

El financiamiento del diseño arquitectónico provendrá de CORFO, entidad que aportará $200 millones, y de la Municipalidad de Temuco, que correrá con los $205 millones restantes que son necesarios en esta etapa del proyecto.

1579

Tres alarmas de bomberos inquietaron la tranquila noche del pasado 20 de abril de 2016 en Temuco. Un incendio incontrolable había comenzado cerca de las 22.45 horas en el Mercado Municipal y rápidamente consumió el recinto, el que fue inaugurado oficialmente el 17 de mayo de 1930 por el alcalde Eduardo Solano Illanes, con el nombre de El Mercado de Abastos.

Ante la necesidad de recuperar este espacio histórico, el municipio licitó el diseño de la obra en enero de este año y finalmente fue adjudicado por la empresa de arquitectura Undurraga Devés, la cual a fines de septiembre presentó un nuevo avance del proyecto final. Éste considera un recinto de dos pisos más un subterráneo, donde el elemento constructivo predominante es la madera.

Y es que “la madera tratada tiene un mejor comportamiento y resistencia al fuego debido a que no colapsa tan rápido con el metal o el hormigón”, afirma Eduardo Uribe, Coordinador de Programas Estratégicos de CORFO, entidad que aportará $200 millones del total de $405 millones que costará el diseño arquitectónico de este emblemático edificio temuquense. Paralelamente, los $205 millones restantes serán financiados por la Municipalidad de Temuco.

La madera en el nuevo mercado de abastos tendrá múltiples caras y utilidades. “Esperamos emplear la madera con fines estructurales en pilares y vigas, demostrando toda la nobleza del material con sistemas de contralaminado y de muros interiores y lozas de CLT (Cross Laminated Timber) en los diversos locales”, describe Uribe, quien agrega que el nuevo diseño incorpora elementos propios de la operación de un mercado moderno, funcional y sustentable.

Principales características

Según adelantó el arquitecto Cristian Undurraga, de Undurraga Devés, la obra contempla la misma cantidad de locales y las tres entradas originales del recinto (por calle Aldunate, Rodríguez y Portales), sumándose un nuevo ingreso por calle Bulnes.

Aunque el diseño final debiera concluir en diciembre próximo, lo que ya se sabe es que tanto las vigas que sostendrán la estructura, como los revestimientos y la decoración de locales serán de madera laminada y contralaminada.

Undurraga presentó el proyecto en septiembre ante el Concejo Municipal, además de actores públicos y privados, estimando en $16 mil millones el costo total de la obra.

El alcalde de Temuco, Miguel Becker, destaca los avances que ha experimentado el diseño del proyecto y dijo que espera que una vez que concluya dicha fase, se inicie prontamente la construcción para que Temuco vuelva a tener un gran centro turístico que genere mucha actividad económica.

“Hemos tenido una segunda presentación por parte del arquitecto del Mercado Municipal y sin duda no deja de sorprendernos la creatividad y lo bello que va a quedar nuestro Mercado a propósito de la intervención que se va a hacer y más que una intervención es una recuperación total”, afirmó entusiasmado.

Madera protagonista

En la Región de la Araucanía las plantaciones forestales cubren 483.482 hectáreas y representan el 33% de la superficie de bosques de la zona y abastecen más del 99% de la industria forestal de la región, aportando con el 5,4% del PIB, por lo que no extraña que el icónico mercado sea reconstruido en base a madera.

Al respecto, el gerente de CORMA sede Araucanía, Marcelo Bonnefoy, sostiene que “la evidencia actual a nivel mundial indica que la madera será el material de construcción del futuro gracias a sus innumerables beneficios.”

Entre ellos, resalta que se trata de un recurso natural renovable, de hermosos colores y texturas, resistente, flexible a los movimientos sísmicos, fácil de transportar, que genera una huella de carbono mucho menor que los otros materiales de construcción y fácil de trabajar.

Con la tecnología actual se pueden construir piezas que antiguamente era imposible permitiendo armar los módulos en las fábricas y construir las casas y edificios en breves periodos de tiempo”, asegura.

En tanto, a juicio de Uribe se puede valorar el uso de la madera en construcción desde diferentes miradas. Las más ambientalistas apuntan a levantar edificaciones con mínima huella de carbono, mientras que quienes buscan diversificar los usos de este producto, plantean que 1 m3 de madera se podría comercializar a US$1.500 como madera contralaminada certificada estructural, versus US$180 como exportaciones madera en bruto.

“Lo más paradójico es que con valor agregado, aun así es más competitiva que otros materiales. Por lo tanto, nuestro país tiene todos los ingredientes para avanzar en la cadena de valor e incorporar madera con aplicaciones sofisticadas (diseño, ingeniería estructural, termoeficiencia, construcción industrializada, etc.) que permitan borrar la imagen de la cabaña de madera donde todo cruje y el calor se hace insoportable en el verano”, augura el Coordinador Programas Estratégicos de CORFO.