Las contradicciones de Juan Antonio Pizzi

1274

*Por José Tomás fernández

El pasado jueves, minutos antes de la conferencia de prensa que ofreció el director técnico de la Selección Chilena Juan Antonio Pizzi, sorprendió la nómina entregada por el departamento de prensa de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional y no solo por la ausencia de insignes jugadores, sino también por la presencia de algunos otros.

La ausencia que generó mayor repercusión, sin duda alguna, fue la de Marcelo Díaz. No fue estelar en la última etapa en el Celta de Vigo con Eduardo Berizzo, tuvo el fallo garrafal en la final de la Copa Confederaciones ante Alemania, se le critica por el segundo gol de Paraguay en el Monumental, tuvo responsabilidad directa en el penal a favor de Bolivia en La Paz y en México, a pesar de que está jugando, no logra retomar el nivel superlativo que en algún momento le conocimos.

Pizzi le pasó la cuenta y de qué forma. Para nadie era un misterio que “Carepato” no vive el mejor momento de su carrera, pero es inentendible que un jugador que hasta hace poco era insustituible en “La Roja”, ahora no sea convocado. La lógica indicaba que viniera, estuviera con el grupo en la última doble fecha clasificatoria y que conversara con el entrenador. Pues buen, ni esa chance le dio el argentino, incluso, el mismo DT reconoció que ni siquiera hubo un llamado al jugador para conversar la situación; es decir, Díaz se enteró por la prensa de que no tendría que volar hacia Chile durante fin de semana.

Cada vez que estuvo apto para jugar, Díaz estuvo en la Selección. Así desde hace seis años. ¿Pudo haber tenido un mejor trato, o un poco más de tacto, el ex técnico de la Universidad Católica? Sin duda. Lo cierto es que “Macanudo” muere con la suya y no termina de sorprender.

A la lista de ausencias se suman nombres como el de Matías Fernández, cosa habitual a pesar de que en sus últimos partidos en el AC Milan y en los primeros compromisos con el Necaxa demostró que se encuentra en condiciones; Nicolás Castillo, por estar volviendo de una lesión; Felipe Mora, que solo integró la prenómina de la Confederaciones y no logró volver a ser considerado a pesar de los siete goles que lleva en el fútbol mexicano; y Fabián Orellana, lo que es bastante lógico para un jugador que tiene 40 presencias con “La Roja” y en las que destacó solo en tres oportunidades, además de su inactividad permanente en el Valencia CF durante este semestre.

En ese sentido, las incongruencias de Pizzi se pueden graficar en Angelo Sagal. Resulta extraño que, tras ser su centrodelantero titular en la China Cup y hacerlo debutar en la final de la Copa Confederaciones ante los vigentes campeones del mundo, no lo vuelva a llamar ni para la anterior Fecha FIFA ni para esta. El nivel del ex Huachipato se puede discutir, a algunos les gustará y a otros no, pero el punto es que es difícil de entender que el entrenador le quite, de la noche a la mañana, el crédito que le entregó en algún momento a algunos jugadores.

Caso similar con Martín Rodríguez. Le dio minutos en la Confederaciones, luego no lo llamó para los partidos de septiembre (estando en condiciones, porque por esa fecha jugó por el Cruz Azul) y, ahora, cuando se define todo, vuelve a llamarlo a pesar de que colectivamente no termina de encajar en “El Equipo de Todos” y, al menos hasta el jueves pasado, no había gravitado en el fútbol azteca.

El caso de Edson Puch también encaja en las incongruencias de Pizzi: Lo llama convocatoria por medio, a veces las lesiones le pasan la cuenta, pero en definitiva no ha logrado agarrar continuidad con “La Roja” pese a que cuando tiene minutos demuestra que se atreve, como por ejemplo el recordado 7-0 a México en la Copa Centenario 2016 o el interesante primer tiempo ante Camerún en Rusia.

En definitiva, Juan Antonio Pizzi vuelve a sorprender con su nómina, saca en una fecha definitoria a un jugador de recorrido en la Selección y se contradice al llamar también a hombres como César Pinares (alguna vez dijo que Jorge Valdivia no venía por la baja competencia de ese fútbol) y Felipe Gutiérrez (otro jugador que nada le ha aportado al equipo en el último tiempo y que solo alterna en la Serie B de Brasil). A la gente se le acaba la paciencia y, la verdad, ya no se busca entender a Pizzi, lo único que consuela es una clasificación.

 

*José Tomás Fernández es Periodista de la Universidad Diego Portales e integrante del programa “Cónclave Deportivo” de Radio La Clave.