Presidente de Chiletec: “Prohibir Uber es impensable”

Álvaro Portugal comentó la solución sobre el conflicto de la aplicación de transporte, además del escenario chileno sobre innovación y el principal desafío que tiene la industria nacional de desarrollo.

518

Chile es país de talentos, emprendedores e innovación, pero, sorprendentemente, la demanda de nuevos ingenieros capaces de desarrollar nuevas plataformas y tecnologías es mucho más alta que la cantidad de profesionales. “Faltan manos”, es el principal diagnóstico que hacen desde Chiletec, la asociación gremial que busca promocionar la industria tecnológica chilena.

En entrevista con La Nación el presidente de la organización Álvaro Portugal, consideró que son distintos los factores que inciden en la caída de profesionales en el rubro. “Tiene mala fama la Ingeniería. Cuando el ‘cabro’ sale del colegio, el campo se ve como algo difícil, largo y estresante. De cien que parten, terminan cinco. Hay una alta deserción y si miras carreras técnicas, ganan lo mismo que un ingeniero recién egresado”.

“Las carreras más cortas, sí ganan lo mismo que otra más larga, pero tienen un tope más bajo. En las ingenierías el tope es mucho más alto y te pueden llevar más lejos al largo plazo. Hay que hacer las carreras más atractivas y parte de eso es con hacerlas más cortas. Las universidades tienen que ver cómo hacerlo, y no es solo con eso, tiene que ver con las vinculaciones, con innovación. Hay temas que las universidades no han logrado mostrar”, profundizó Portugal.

En los últimos años han aumentado el número de emprendimientos, sobre todo en ecommerce, sin embargo la tasa de éxito es baja. ¿Cuál puede ser la razón de esto?
– Hemos avanzado harto en emprendimiento, pero no en innovación. Hay fondos, la gente entiende, hablan del tema, todos quieren ser emprendedores. Sorteamos la primera vaya sobre tener gente dispuesta a serlo, ahora lo que hay que tener es tener emprendimiento de calidad, innovadores, que tengan futuro. Ahí está el desafío.

Entonces ¿cuál es la principal falla de los emprendedores
– 
Hay temas que tienen que ver con el tamaño de mercado, que es muy obvio, que somos muy pocos, entonces el mercado no da para crecimiento, pero esa respuesta no la creo. Sucede que países chicos como Uruguay o Suecia, son capaces de exportar sus emprendimientos. Entonces, creo que tiene que ver con la calidad de los emprendedores, en mirar al exterior, en pensar en exportar.

Entonces, la primera barrera es mental…
– 
Exactamente, es lo que siempre se dice, los emprendimientos tienen que ser globales, sí, estoy de acuerdo con eso, pero no todos los emprendedores están pensando así. La mayoría se cae porque no logra expandirse, no logran vender. Las capacidades comerciales y de marketing no son las mejores: somos malos para vender. No somos como los italianos, argentinos o los chinos, tienen una cultura de negociación muy fuerte y a nosotros eso nos falta.

¿Y cuál podría ser el camino más atractivo en innovación para empresas y para emprendedores?
– Es una pregunta difícil, es como tener una bola de cristal. Siendo lógico se tiene que ir de la mano de las industrias que han funcionado y cuáles son: el retail, la minería. A muchos empresarios de tecnología les ha ido bien siguiendo ese modelo. Por ejemplo, en el ejemplo chileno la industria ha abierto en toda Latinoamérica.

Estas semanas quedan marcadas por los reclamos de una tienda de retail contra el ecommerce ¿Será problema del mercado, de la falta de innovación o es que no han sabido leer los nuevos tiempos?
– 
Tiene que ver con transformación digital, de cómo cambiar las ideas y repensar los procesos internos de atención de clientes y cómo interactuamos con ellos. Es decir, botar los procesos y hacerlos de nuevo con las tecnologías que aparecieron, como big data. Pero el desafío mayor es cómo hacer innovación en esos procesos.

Un ejemplo de problemas al hacer cambios ante tecnología puede ser el conflicto con UBER ¿Ve una solución? ¿Será una legislación la única vía?
– 
Tiene que ver con temas regulatorios y el camino es que los uber y los cabify pagues y tengan las mismas regulaciones. No es algo que se pueda prohibir, es casi como prohibir un emprendimeinto, es algo impensable. El punto es que sea algo parejo, que pague los impuestos, que tengan contrato con sus leyes sociales correspondiente y que los permisos y patentes sean parejos. Pero eso de generar un monopolio artificial, siendo que no debería serlo, es loco de pensar.