Caso Nisman: Una novela policial sin final

Con dictámenes contrapuestos, involucrados que tardaron dos años en hablar y un sólo imputado hasta la fecha, el caso de la muerte de Alberto Nisman sólo siembra más dudas que certezas.

249
Foto: Rtve.es

Una novela policial. Esta frase pareciera calzar perfecto con el contexto en el que se desarrolla la investigación para esclarecer la muerte del fiscal argentino Alberto Nisman.

Hace unos días, la Gendarmería argentina (GNA) entregó un nuevo informe firmado por 28 expertos y que consta de un tomo y una copia, donde apunta a que Nisman habría sido drogado con ketamina -que apareció en estado puro no metabolizado- y golpeado en la nariz, el hígado y las piernas antes de ser asesinado en el baño de su casa, según consignaron este sábado los diarios La Nación y Clarín.

¿Qué es lo curioso de este nuevo informe? El peritaje de Gendarmería se contrapone al que había hecho el prestigioso Cuerpo Médico Forense, dependiente de la Corte Suprema de Justicia, según el cual no había indicios de homicidio ni de la presencia de otra persona en la escena, inclinándose por un suicidio.

El informe del Cuerpo Médico es “consistente y muy bien fundado” dijo el sábado a radio 10 la titular de la Cámara de Casación Penal, María Laura Garrigós de Rébori.

LOS HECHOS

Los fiscales que han impulsado la tesis del magnicidio de Nisman han conseguido un dictamen pericial de Gendarmería favorable a su hipótesis, ya que la GNA ha insistido en que el fiscal fue asesinado.

En esta investigación, Diego Lagomarsino, técnico informático que se desempeñó como colaborador del fallecido fiscal de la AMIA juega un rol clave.

El profesional fue la persona que prestó el arma de la cual salió la bala que provocó la muerte de Nisman. En todo momento el técnico informático ha clamado su inocencia, pero quedó imputado justamente por el hecho de haberle facilitado el arma calibre 22.

Diego Lagomarsino / Foto: La Nación Argentina

Los peritajes de Gendarmería también establecen que aparentemente existía un plan para hacerlo aparecer como un suicidio. Aquí Lagomarsino es clave, ya que la lógica es que los sospechosos de colaborar con todo esta historia ahora están bajo la mira de la justicia, incluyendo a los custodios de Nisman, ya que es importante recordar que el fiscal tenia protección a toda hora.

Lagomarsino se retiró al atardecer del sábado 17 de enero de 2015 tras tomar un café con Alberto Nisman. ¿Qué dice el nuevo estudio de la Gendarmería argentina? Pues este establece la hora de la muerte a las 3 de la mañana del domingo 18 de enero y no a las 9 de la mañana, como sostuvieron los expertos de la Corte.

La querella del informatico cree, en cambio, que Nisman murió entre las 11:00 y las 13:00 horas del domingo.

Considerando la nueva data del fallecimiento, Lagomarsino se favorece, ya que está documentado que dejó el departamento de Nisman al anochecer del sábado, exactamente a las 20:30 horas. ¿Estaba vivo Nisman vivo en ese momento? Sí, ya que está comprobado que llamó a su madre, Sara Garfunkel, a las 23:52 horas del sábado 17 desde su línea fija de la torre Le Parc en Puerto Madero.

HORAS ANTES DE SER ENCONTRADO, NISMAN ESTUVO CHATEANDO

Nisman habló por telefono con su custodio -de apellido Duran- y le ordenó a él y al resto del equipo de custodia que se retirara y organizaran las actividades del día siguiente. Después chateó con el periodista Laureano Pérez Izquierdo y cerca de las 21:00 lo hizo con la periodista Natasha Nibieskikwiat hasta las 21:17.

¿Lo extraño? Esta última periodista tardó más de dos años en declarar en la causa lo que había afirmado el lunes 19 de enero en la televisión: “Yo hablé con él a las 21:17 del sábado”.

Foto: La Nación

El mismo sábado, Nisman se telefoneó con una tía llamada Lidia y con su hermana Sandra. Y durante toda la tarde lo hizo con su secretaria, Soledad Castro. Ahora se investiga si mientras compartió con el fiscal especial en su departamento, Lagomarsino hizo exclusivamente lo que dijo.

¿Qué tan posible es que los presuntos autores hubieran tenido el tiempo de modificar la escena de un crimen y limpiar toda evidencia sabiendo que Nisman tenia protección policial todo el tiempo además de 10 custodios de la Policía Federal?

Es uno de los misterios que esta novela, en la cual la exesposa de Nisman, Sandra Arroyo Salgado, no quiso hacer declaraciones al respecto, sólo queda esperar y esperar el dictamen oficial.