Ondas de Choque: El nuevo enemigo de la temida y antiestética celulitis

Las ondas de choque favorecen la reducción de los nódulos de grasa ubicados entre los septos fibrosos, por lo que reduce los hoyuelos y mejora el aspecto de la piel. Los factores de crecimiento y el colágeno aportan firmeza a la misma.

385

La “Piel de Naranja” o “celulitis”, es un problema con el que conviven a diario, en menor o mayor grado, el 97% de las mujeres adultas en Chile. Es así, como siempre van saliendo nuevas tecnologías para combatirla de mejor manera.

Todo nuevo método o tratamiento, nos genera dudas, sobre todo si es no invasivo y nos brinda muy buenos resultados en poco tiempo.  No debemos olvidar  que la “piel de naranja” se puede disminuir, pero no eliminar por completo y puede aparecer en personas delgadas o con sobrepeso. Tomar agua, evitar las bebidas gaseosas y hacer ejercicio son un excelente complemento para ayudar a mantener los resultados de los diferentes tratamientos, como es el caso de “Las Ondas de Choque”.

¿QUÉ SON LAS ONDAS DE CHOQUE?

Son ondas acústicas de pulso único que alcanzan un máximo de presión muy alto en muy poco tiempo. Tienen la capacidad de propagarse por los tejidos y su efecto mecánico produce una cascada de beneficios en las estructuras tisulares:

  • Activan el núcleo celular e inducen la generación de factores de crecimiento.
  • Favorecen la formación de nuevos vasos sanguíneos.
  • Favorecen la permeabilidad de la membrana celular.
  • Estimulan el metabolismo de las células grasas.
  • Estimulan el sistema linfático.

Estos efectos producen, a su vez, otros beneficios que actúan sobre las causas de la celulitis:

  • La generación de factores de crecimiento favorece la regeneración de la piel.
  • Los nuevos vasos sanguíneos mejoran la microcirculación de la zona, deteniendo así el círculo vicioso de la celulitis.
  • La permeabilidad de la membrana celular permite liberar los ácidos grasos de los adipocitos, lo que reduce los abultamientos propios de la celulitis.
  • La estimulación del sistema linfático ayuda a eliminar líquidos y toxinas.

¿LAS ONDAS DE CHOQUE SON EFECTIVAS PARA TODO TIPO DE CELULITIS?

Las ondas de choque obtienen mejores resultados en determinados tipos de celulitis, principalmente en la celulitis fibrosa, aunque también puede ser interesante aplicarlas en algunos casos de celulitis edematosa.

La celulitis fibrosa es un tipo de celulitis dura al tacto, que no se puede pellizcar y que puede resultar dolorosa. Presenta hoyuelos definidos y suele localizarse en glúteos, cartucheras y muslos.

La celulitis edematosa es viscosa al tacto y presenta un aspecto de piel acolchada, que suele estar vinculada a la retención de líquidos.

Para determinar si las ondas de choque son el tratamiento más adecuado para cada caso, es imprescindible un buen diagnóstico del tipo de celulitis que presenta cada paciente, así como de otros problemas estéticos asociados, como pueden ser la flacidez o la acumulación de grasa localizada.

Además del diagnóstico preciso, en Wellness & Aesthetics Medical Center (www.wamcenter.cl) elaboramos un protocolo personalizado multidisciplinario para cada paciente, en el que podemos combinar las “Ondas de Choque” con:

  • Drenaje Linfatico.
  • Pauta de Ejercicios y Alimentación, apoyados por nuestro equipo de Nutriólogas, Kinesiólogas y Cosmetólogas.

¿CÓMO ACTÚAN LAS ONDAS DE CHOQUE EN LA CELULITIS?

Las ondas de choque favorecen la reducción de los nódulos de grasa ubicados entre los septos fibrosos, por lo que reduce los hoyuelos y mejora el aspecto de la piel.

La mejora de la microcirculación sanguínea y del drenaje linfático favorecen la eliminación de las grasas y toxinas acumuladas. Los factores de crecimiento y el colágeno aportan firmeza a la piel.

Todo ello contribuye a un mejor aspecto y textura de la piel de naranja.

¿CÓMO ES LA SESIÓN DE ONDAS DE CHOQUE?

La sesión de ondas de choque es sencilla y no requiere ninguna preparación especial.

Las ondas de choque se aplican mediante un dispositivo cuya pieza de mano se desliza sobre la piel de la zona a tratar, previa aplicación de un gel conductor transparente.

La sesión puede tener una duración de entre 15 y 30 minutos, en función de la extensión de la zona tratada.

Después de la sesión, la paciente puede retomar inmediatamente su actividad profesional y social. No requiere ningún cuidado doméstico.

En función del tipo de celulitis y de su gravedad, pueden ser necesarias entre 6 y 10 sesiones, que se aplican entre 1 a 2 veces por semana.

Depp Cell Full la nueva técnica para eliminar la celulitis