Para los que somos usuarios de Windows hay hábitos que ya se dan por aprendidos. Por ejemplo si algún programa se nos queda en delay o “pegado” sabemos que tenemos que iniciar el “Administrador de Tareas” para cerrar el proceso de raíz y así lograr que nuestro notebook o computador vuelva a la vida.

Pero, sin dudas, existe una secuencia que es de conocimiento casi universal, una combinación mágica que nos ha sacado a la mayoría de más de un apuro y que, incluso, ha servido para inspirar memes por toda la red. Hablamos de la famosa combinación: CTRL+ALT+SUPR.

Para los que somos usuarios pseudo-nativos de Microsoft pero no conocemos el lenguaje informático o el origen del por qué Bill Gates quiso crear esta secuencia cuando aun era un tímido estudiante de Harvard, fue el mismo CEO de Microsoft quien respondió esa pregunta.

Bill Gates en el evento de su fundación el día de ayer donde “reveló” la historia

En un debate organizado por Bloomberg, cuatro celebridades del mundo de los negocios entre las que se encontraba el mismísimo Gates, el filántropo que estaba en representación de Bill & Melinda Gates Foundation, se ha visto sorprendido por la pregunta que le formuló el moderador del debate, y también magnate, David Rubenstein.

“Bill, te voy a hacer una pregunta que debía haberte formulado hace tiempo”, empezó Rubenstein, “¿por qué escogiste la secuencia CTRL-ALT-SUPR?”, en una clara alusión a lo “incomodo” que puede resultar tipear esta secuencia, recordando que las teclas están bastante distantes unas de otras.

La pregunta que generó un momento bastante jocoso entre los presentes además de añadir la divertida cara de un sorprendido Gates, el magnate de la tecnologia -un tanto incómodo- en su asiento recupera su posición y adopta el papel de Bill, el CEO de Microsoft, para explicar que aquella secuencia era la única forma de forzar a las máquinas IBM a detener un proceso.

“Las personas involucradas en esa tarea deberían haber escogido una tecla más obvia al efecto”, añadió Gates. “¿Te arrepientes de esta elección?”, contrapreguntó Rubenstein.

Gates vuelve a transformarse en ese chico tímido que un día revolucionó el mundo de los computadores de escritorio para siempre con Microsoft, y responde directo: “Claro, si hubiera podido cambiarlo, habría elegido una sola tecla”, añadiendo que lo haría siempre que pudiera volver el tiempo atrás y no pusiera en riesgo “otras decisiones” de su vida.