Blackberry KeyOne: Un dejavú de recuerdos de mi adolescencia

TLC trae de vuelta a este gigante de la tecnología con el modelo KeyOne, que es una apuesta arriesgada y contemporánea de estos equipos. Es un teléfono de gama media, pero con prestaciones bien potentes, que lo posicionan en varios segmentos, incluso como gamma alta en algunos casos.

706

*Por Nicolás Symmes

No puedo partir este review sin recordar mi primera Blackberry hace muchos años atrás. El modelo 8520 o la Torch, eran series que todos tuvimos o quisimos tener, los cuales fueron una real revolución con sus teclados y un instrumento que sí o sí, está en la memoria colectiva de todos nosotros.

Muchos años después, TLC trae de vuelta a este gigante de la tecnología con el modelo KeyOne, que es una apuesta arriesgada y contemporánea de estos equipos. Ese teclado físico clásico que nos facilitaba bastante escribir, Blackberry Messenger y una pantalla Touch, son algunas de las características que nos crean un deja vu al probar este terminal. Claro que ahora con sistema operativo Android, lo que refresca un poco el celular, pero con ese toque a Blackberry clásico y con estilo.

La pantalla, que es IPS con una resolución de 1.080 x 1.620 píxeles (unos 433 pixeles por pulgada), tiene suficiente nivel de detalle y buenos colores, destacando que el touch se hace agradable en todo momento. Está recubierta de un vidrio Gorilla Glass 4 que promete resistencia a caídas y golpes. De hecho, realmente la pantalla es de 4,5 pulgadas, porque el teclado físico usa un buen espacio dentro de la superficie, aunque de verdad, esto no es un problema, porque es un celular grande pero armónico en sus espacios.

El equipo cuenta con un procesador Snapdragon 625 de Qualcomm. Su batería es bien potente para un dispositivo de este tipo con 3,505 mAh, que es por lejos la más alta de esta marca de celulares, y su sistema de carga rápida 3.0 logra que se cargue el 50% en solo 36 minutos, según anunció la compañía canadiense.

La cámara trasera es de 12 megapixeles, funciona muy bien y graba videos en 4K. Además, cuenta con opciones de ráfagas de fotos, filtros y opciones de panoramas. En cuanto a su cámara frontal, es de 8 megapixeles con un ángulo de 84 grados.

Lo otro importante a destacar, es que el teléfono incluye Android Nougat 7.0, con capa de personalización. Ademas tiene 3 gb en ram, funcionando bien dentro de la usabilidad del día a día. Y bien escondido, trae lector de huella digital, para poder acceder al dispositivo en forma más segura.

¿Cuanta memoria interna trae? Es un sólo modelo con 32 gb de almacenamiento interno, pero puedes ampliarlo a 2 Tb si encuentras que necesitas más espacio. En lo que lo llevo usando no he necesitado mucho espacio, pese a que he tomado bastantes fotografías y grabado algunos videos en calidad 4k para probar.

En este momento, yo creo que muchos se preguntan si es como revivir esos Blackberrys clásicos que mencioné al principio y explicaré porque para mi sí lo es.

1.- El teclado es algo que nunca nos olvidaremos de Blackberry. Y si bien, no ocupa la mitad de pantalla como los modelos antiguos (lo cual se agradece bastante), es algo a lo que no quedaremos indiferente.

2.- Android se comporta bastante orgánico dentro del terminal. Las capas de personalización, y la seguridad excesiva que siempre ha tenido la marca con los contenidos, siguen siendo prioridad en este dispositivo. De hecho, si recuerdan, aún está Blackberry Hub, donde guardábamos todas las notificaciones (correos, sms, mms, whastapp, Blackberry Messenger, etc).

3.- Puede ser un detalle, pero ese típico sonido de alertas, llamados o de BBM, siguen en la misma posición que estaban de aquella época, lo cual se agradece mucho. De hecho, es divertido, porque donde he ido y lo han escuchado, alguien dice: “Ohhhhhh! es el sonido de Blackberry” sin siquiera haber sacado el celular de mi bolsillo.

4.- El teléfono es duro. Tiene ese estilo de los clásicos, que te permiten tirarlo al suelo sin que les pase nada. Me recuerda a los Nokia (ladrillos), que difícilmente sufrían si se caían al suelo.

Claramente les digo que es un teléfono de gama media, pero con prestaciones bien potentes, que lo posicionan en varios segmentos, incluso como gamma alta en algunos casos. Pero aunque no compite contra Apple o Samsung (que hoy en día son los líderes del mercado), es un terminal que trae grandes sorpresas para esos usuarios nostálgicos como yo.

 

*Nicolás Symmes es experto en tecnología y nuevas tendencias. Dedicado al marketing y asesorías comunicacionales, la tecnología es su copiloto.