Presidenta Bachelet asiste a su último Te Deum ecuménico, marcado por ceremonia evangélica

El carácter de ecuménico de la ceremonia lo entrega la participación de otras iglesias en la Acción de Gracias a Dios por la Independencia Nacional y también asistirán las más altas autoridades del país, embajadores extranjeros, representantes de las Fuerzas Armadas y de Orden e invitados especiales.

399

A las 11 horas de este lunes 18 de septiembre, la Presidente Michelle Bachelet asistirá al tradicional Te Deum ecuménico, el N°207 de la Historia de Chile, que encabezará en la Catedral Metropolitana el arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati. Se trata de la última Acción de Gracias de la mandataria en su segundo Gobierno y viene marcada por el polémico Te Deum evangélico del domingo pasado.

El carácter de ecuménico de la ceremonia lo entrega la participación de otras iglesias en la Acción de Gracias a Dios por la Independencia Nacional y también asistirán las más altas autoridades del país, embajadores extranjeros, representantes de las Fuerzas Armadas y de Orden e invitados especiales, entre ellos dirigentes políticos e incluso candidatos presidenciales, aunque Sebastián Piñera anunció que no asistirá al Te Deum.

Previamente, la Presidenta Bachelet se tomará la tradicional foto oficial de Fiestas Patrias con sus ministros en La Moneda y después del Te Deum regresará al Palacio de Gobierno para un “esquinazo” y fotografía oficial con sus subsecretarios. La jornada de la mandataria terminará con la función de gala en el Teatro Municipal de Santiago, donde se presentará la ópera “La cenicienta”, de Gioachino Rossini.

El Te Deum se celebra desde 1811, cuando José Miguel Carrera solicitó a la autoridad eclesiástica de la capital que celebrara una Acción de Gracias para conmemorar el primer aniversario de la Junta Nacional de Gobierno. Solicitud que reiteró en 1812, según consta en una histórica carta cuya reproducción se conserva actualmente en la oficina del Arzobispo de Santiago.

Luego, cuando se luchaba por confirmar la Independencia de Chile en los campos de batalla, se ofreció un Te Deum para el caso de que la emancipación se concretara, lo que aconteció el 5 de abril de 1818. Así pues, desde ese año se celebra el Te Deum cada 18 de septiembre.

El Te Deum Ecuménico se instauró en 1971 cuando el entonces Arzobispo de Santiago, el cardenal Raúl Silva Henríquez, invitó a obispos y pastores de otras iglesias cristianas a participar con sus oraciones en esta ceremonia, accediendo así a una solicitud del entonces Presidente Salvador Allende, quien era agnóstico.

Por esta razón, el Te Deum cuenta desde entonces con la participación de representantes de las iglesias Ortodoxa, Luterana, Anglicana, Metodista y Evangélica, entre otras. A la celebración también adhieren representantes de las comunidades judía y musulmana.

La tradición del Te Deum se ha mantenido ininterrumpida, incluso en medio de difíciles crisis históricas. Sólo en 1973, la denominación “Acción de Gracias” cambió por la de “Oración por la Patria”, ya que se efectuó una semana después del quiebre institucional, y en esa oportunidad el cardenal Silva Henríquez oró de manera particular por todos los fallecidos y el porvenir del país. Dicha liturgia se realizó en el templo de la Gratitud Nacional.

En las catedrales de todas las diócesis de Chile, el 18 de septiembre se realiza una ceremonia homóloga, presidida por los obispos o arzobispos respectivos, contando con la presencia de las autoridades regionales.

“Aprovechamiento político”: El mea culpa de la Iglesia Evangélica tras críticas a Bachelet en Te Deum

Te Deum evangélico: Obispo Soto pide “libertad de conciencia” en temas valóricos