Modelos “talla plus”, diseñadora chilena y moda “vegana” marcaron el NYFW

Los creadores más vanguardistas se dan cita en esta pasarela para mostrar sus últimas propuestas.

951

Modelos de talla grande, flamenco, colores flúo, denim, moda “vegana” y unisex: estos fueron los puntos fuertes del quinto día de la Semana de la Moda de Nueva York, o NYFW.

ASHLEY GRAHAM, LA ESTRELLA TALLA PLUS

Las rellenitas van ganando lugar en las pasarelas, sobre todo en Estados Unidos. La marca de lencería Addition Elle hizo desfilar exclusivamente a modelos de talla grande, principalmente a la más famosa de todas, Ashley Graham.

 

La modelo de 29 años, cuyo talla es 48 -el promedio de las mujeres estadounidenses es 46/48- recibió una acogida triunfal, a la altura de la confianza en sí misma y del orgullo de sus curvas que busca encarnar.

ZERO+MARÍA CORNEJO LA DISEÑADORA CHILENA PRESENTE EN EL NYFW

La diseñadora chileno-estadounidense María Cornejo celebró sus 20 años en la moda con una colección alegre, llena de vida, con abundante flúor y jean, inspirada en la inocencia del comienzo de su carrera.

Cornejo, que ha vestido a la exprimera dama estadounidense Michelle Obama o la actriz Tilda Swinton, revisitó varios de sus diseños más icónicos, como su vestido de seda “Pod”, esta vez fucsia fluorescente en el frente y naranja casi rojo en la espalda.

Hubo también abrigos arquitecturales, sobre todo en jacquard, blanco y en dos estampas contrastadas, en tonos de azul. Y una sorpresa al final: el desfile fue cerrado por Maye Musk, la modelo de moda de 69 años, madre del presidente de Tesla Elon Musk.

“Es una celebración, son 20 años. Y en este negocio (de la moda) donde la gente se aparece por tres semanas, dos años, y luego desaparece, es un logro”, dijo Cornejo tras el desfile.

La diseñadora contó que con esta colección intentó “volver a esa alegría, a esa inocencia” de sus primeros días, cuando abrió su tienda en la calle Mott del Soho neoyorquino.

FLAMENCO Y RUGBY EN PHILIPP LIM

El diseñador californiano de origen chino no eligió el camino más fácil al combinar siluetas minimalistas vagamente años 90, camisetas de rugby y el universo del flamenco.

El espíritu flamenco dominó la colección, y ofreció al creador la posibilidad de explorar y superponer como ama hacerlo, poniendo a la mujer al frente.

TULIPANES Y DEMIN EN OSCAR DE LA RENTA 

Los diseñadores Laura Kim y Fernando García, que regresaron a la marca tras la muerte del diseñador hace tres años, presentaron una colección llena de estampas con tulipanes y de rosa vibrante junto al rojo para un look más joven y distendido.

El efecto dinámico fue reforzado por el descenso de las modelos en escaleras mecánicas antes de desfilar en el podio, y la introducción del denim para esta marca más conocida por sus delicados vestidos de seda y su público de damas de la alta sociedad.

MINI PROBER, UN MUNDO APARTE

La diseñadora neoyorquina Mimi Prober, partidaria de la basura cero, mostró una colección completamente aparte donde dominaban el bordado, el tejido y el encaje.

La marca se coloca como heredera de las hermanas Mulleavy, apasionadas del encaje, que optaron desde esta temporada por desfilar en París en vez de Nueva York.

Sus piezas no tienen temporada. “Mi filosofía es la de una colección continua”, explicó Prober tras el desfile.

ZADIG & VOLTAIRE, FELIZ EN NY

Si bien ciertas marcas estadounidenses abandonan Nueva York por París, Milán o Londres, la directora artística de la marca francesa Zadig & Voltaire, Cecilia Bönström, se felicita de haber presentado su segunda colección en la Gran Manzana.

“Algunas marcas parten a París, nosotros venimos aquí porque adoramos esta energía, esta estética propia de Nueva York. Es un verdadero crisol con personas tan diferentes, etnias diferentes (…) es el ser humano en su esplendor”, dijo la diseñadora, de origen sueco.

MODA SOSTENIBLE Y “VEGANA”

Nada de seda en Paxyma, “deja demasiados gusanos muertos”. Tampoco nada de cuero, y toda utilización animal llevada a su más mínima expresión en las materias primas.

Esta “start-up”, que comienza ahora a vender su primera colección, solo disponible en internet, quiere ser “tan vegana como sea posible”, “reducir al máximo su huella de carbono” y aprovisionarse al máximo en Estados Unidos, explicó uno de sus co-fundadores, Ramin Paksyma.

Toda la ropa es unisex y de una sola talla. Él y ella pueden compartir su guardarropa.

El resultado: vestimentas sobrias, monocromas y funcionales que van de la túnica tipo árabe a los pantalones llenos de bolsillos, y blusas un poco futuristas realizadas con un algodón espeso recubierto de tejido plateado metalizado.