Innovación: una palabra de muchos, un negocio de pocos

257

*Por Alejandro Bravo P.

El siglo XXI tiene como motor natural la interacción tecnológica y la sinergia entre las personas, las empresas y las instituciones, y para ello también necesitan integrar los artefactos y las cosas (Internet on Things) que interactúan con nosotros en todas las escalas imaginables.

Este movimiento hacia la conectividad total es parte inherente de lo que conoce como “El espíritu de la Innovación”, actitud que se construye en una comunidad tras años de preparación y educación basada en la colaboración, el encuentro y el desarrollo de procesos como la innovación abierta.

En este sentido, al parecer las diferentes candidaturas presidenciales y equipos económicos han hecho caso omiso de este proceso y no consideran que debamos invertir primero en forjar esta “cultura de Innovación”, por ejemplo, desde los primeros años y transformar paradigmas culturales propios de nuestro país en una acción de cambio de largo plazo. Finalmente ocurre que hablamos mucho de Innovación, pero son muy pocos los que logran hacer de ella un negocio, por no contar con esa actitud que necesita de visión colaborativa.

Es cierto que Chile encabeza los rankings de innovación y emprendimiento a nivel Sudamericano con una capacidad instalada importante de centros de aprendizaje, incubadoras y aceleradoras con  procesos relevantes como Start Up Chile, pero finamente la capacidad de éxito de estos emprendimientos es proporcionalmente  muy baja, ya que nuestros innovadores adolecen de fallas de formación de origen que harán muy difícil que se eviten las deserciones y la falta de integración de ideas a nivel global.

Debido a lo descrito anteriormente, Chile necesita reorientar su foco educativo, mejorar el proceso de scouting de innovadores con el objetivo de asegurar éxito de los emprendimientos, establecer procesos de mentoría profunda en las instituciones y detonar un cambio que comienza desde muy temprano en los colegios y universidades.

 

*Alejandro Bravo Pasler es CEO & Founder de Area 51.