El duro presente de Ítalo Passalacqua tras su alejamiento de la Tv

El periodista se sinceró en una entrevista íntima con Juan Pablo Queraltó en Bienvenidos de Canal 13.

1661

Ítalo Passalacqua más de una década fue el crítico de espectáculos en Chilevisión. Tras sufrir un accidente automovilístico en 2014 debió recuperarse para luego dejar la televisión en 2016.

Ya retirado de la televisión, el periodista concedió una entrevista a Juan Pablo Queraltó, su amigo y panelista de Bienvenidos de Canal 13, quien conmovió con su relato.

“Al principio tuve mucho miedo porque me costó ser el Ítalo Passalacqua mentalmente. Se me olvidaba todo, no me acordaba. De repente despertaba en la clínica convencido de que estaba en mi casa, unas confusiones tremendas. Tengo una sensación de invalidez que es la peor experiencia que le puede pasar a un ser humano“, reflexionó el ex opinólogo de espectáculos.

Además, Patricio Herrera, su pareja, es quien se ocupa de todos cuidados. Herrera expresó que Ítalo usa pañales y que sus medicamentos son muy caros, y manifestó que cercanos al comunicador no la van a visitar.

“En este último tiempo estoy cometiendo más errores que aciertos y eso me hace dudar si seguir en este cuento o no. Mi pena es que yo pensé que iba a haber alguien, como algunos de sus amigos que prometieron que lo iban a ayudar, amigos de él que le dijeron que iban a estar, familiares, el Ítalo tiene primos y familiares, pero nada. De repente llaman, pero no vienen. A mí me cuesta mucho sacarlo, yo no lo puedo andar llevando a los parientes, porque me cuesta”, expresó.

La pareja está desde 1981 y contrajeron la unión civil en 2015, luego de que ambos desfilaran juntos por la alfombra roja en la Gala del Festival de Viña del Mar.

Son más de tres décadas de relación las que mantienen a Herrera junto a Passalacqua. “Viviendo con la misma persona encerrados lo hace un poco estresante para los dos, pero vale la pena seguir“, dijo, aunque lamentó que “él nunca va a volver a ser la persona de la que yo me enamoré. Ahora verlo sonreír cuesta mucho“.

Si tuviera un deseo, pediría que ojalá se lo lleven rapidito porque Ítalo no merece estar encerrado“, agregó, dando cuenta del sufrimiento del comentarista de cine.