INDH constata graves vulneraciones de derechos en hogar del Sename

Representantes de la entidad visitaron el Cread Galvarino, donde falleció el año pasado la menor Lissette Villa, y dadas las condiciones del centro inició de un procedimiento especial de medidas de protección para los niños internos.

128

Con motivo de la ocupación del Cread Galvarino por parte de funcionarios del Sename -que concluyó esta jornada- y el objetivo de verificar el estado de respeto a los derechos humanos de los niños y niñas que allí están internados, el director del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), Branislav Marelic, visitó el recinto.

Acompañado por un equipo de profesionales de la entidad dependiente del Ministerio de Justicia, la autoridad constató situaciones de vulneración y riesgo de niñas y niños, por lo que solicitó el inicio de un procedimiento especial de medidas de protección de los derechos de los menores de edad.

“La situación hoy es que los funcionarios sacaron a los directivos del centro Galvarino y están haciendo como una autoadministración. Eso ya es preocupante”, sostuvo Marelic, añadiendo que “uno podría compartir las demandas de fondo, las denuncias, pero el Estado, el Sename no puede perder el control de un centro y dejar a los niños prácticamente de rehenes”, enfatizó.

En el lugar, el INDH corroboró daños y deterioro en la infraestructura del establecimiento, cables eléctricos al descubierto, los que según los funcionarios serían utilizados por algunos de los niños y niñas del centro para intentos de suicidio.

Durante la visita de observación, un niño de 10 años caminaba por el techo del establecimiento y se mostró reticente a las instrucciones de los cuidadores de trato directo que le solicitaban bajar.

Los niños y niñas de todo el centro se encontraban en un mismo patio, sin diferenciación de edad (incluyendo a mayores de 12 años), debido a faenas en ejecución dentro del establecimiento que a la fecha se encontraban incompletas y atrasadas en su plazo de entrega, según relatan los funcionarios de Sename que entonces ocupan el lugar.

En cuanto a las condiciones de ocupación, se pudo constatar además que los funcionarios prohibieron el ingreso de personal de la dirección nacional de Sename, así como de la dirección técnica del centro, realizando de este modo una suerte de “autoadministración” del establecimiento por parte del personal no directivo.

Además de observar las condiciones, el INDH dialogó con los funcionarios, quienes expresaron que la dirección nacional de Sename no habría dado cumplimiento a los compromisos adquiridos en relación con el aumento de dotación de personal de salud, especialmente en lo relativo a la contratación de una enfermera o enfermero disponible de manera continua, y un aumento de las horas dedicadas por profesionales psiquiatras para el diagnóstico y tratamiento de niños y niñas del centro.

Los funcionarios tambiñen solicitaron de manera urgente la derivación de los niños y niñas mayores de 12 años a otros establecimientos de la red de protección; la implementación de un acompañamiento especializado para niños y niñas en situación crítica; la revisión de los protocolos de intervención y crisis, entre otras medidas.

Asimismo, hicieron hincapié en la necesidad de aumentar la dotación de personal de trato directo, que en la actualidad corresponde a una relación de un/a funcionario/a por cada 16 niños y niñas.

El INDH ofició a los cuatro Tribunales de Familia denunciando los hechos observados y solicitando la intervención judicial y la protección de los menores de edad.