Se complica Rusia 2018

527

*Por José Tomás Fernández

Ni el más negativo hincha de la Selección Chilena hubiera anticipado lo que ocurrió. Difícilmente alguien pudo vaticinar que “La Roja” terminaría esta Fecha FIFA sin sumar ni siquiera un punto, algo que no sucedía desde hace cinco años, cuando el equipo dirigido técnicamente por Claudio Borghi perdió en Quito con Ecuador y en Santiago con Argentina.

Lo cierto es que en los últimos 10 días se falló en todos los estamentos. Dirigencialmente porque no puede ser posible que a cuatro fechas del final no exista acuerdo en los premios -tal como lo aseguró Claudio Bravo a comienzos de la semana pasada- ni que continuaran con la implementación de oxigenoterapia hiperbárica como cada vez que se debía jugar en La Paz o Quito.

El cuerpo técnico también tiene sus fallos. No se entiende que los ingresos de Esteban Paredes o Jorge Valdivia hayan sido en ambos partidos cuando ya perdíamos. ¿No eran solución para ir a ponerse en ventaja y sí para dar vuelta un marcador adverso? Lo del “Mago” ya es una constante, pues lo había hecho con Argentina en Buenos Aires en marzo pasado y ahora repitió la fórmula en sendos compromisos. El “10” de Colo-Colo, al menos durante este año, solo ingresó con el marcador a favor cuando Venezuela caía por 3-0 en el Estadio Monumental.

Aunque más allá de estos nombres, lo que más llamó la atención fue que Chile, a diferencia de otros partidos (como en la Copa Confederaciones, por ejemplo), no lograba hilvanar jugadas de riesgo. Es decir, no era un problema de finiquito y eso se grafica en que es difícil recordar si Eduardo Vargas, Nicolás Castillo y Esteban Paredes tuvieron reales opciones de gol. Con este antecedente, no se entiende que habiendo un forado de 20 o 30 metros entre delanteros y mediocampo, Juan Antonio Pizzi nunca decidiera enlazar el equipo sin perder presencia ofensiva.

Con Paraguay, Castillo no tuvo la oportunidad de ser asistido por Valdivia, pues fue sustituido por Paredes, mientras que con Bolivia fue Vargas (quizás el más incisivo del ataque) el que nunca tuvo un alimentador, pues el ingreso de Paredes coincidió, nuevamente, con el del “Mago”.

Entendiendo que Chile se ahogó y que era difícil llegar al arco rival bajo la creación de fútbol, ¿por qué no darle la chance a hombres con buena pegada de distancia como César Pinares o Leonardo Valencia? Si bien el jugador de Botafogo ingresó, lo hizo apenas en los minutos finales, cuando Arturo Vidal ya estaba exhausto y no podía más.

El ingreso de alguno de esos dos se entendía bajo la lógica de que los volantes Francisco Silva y Pedro Pablo Hernández cumplían una función táctica que ya no era indispensable con el 1-0 en contra. El partido había que cambiarlo y el rol táctico, ese de estar bien parado y entregar pases correctos hacia el lado, ya no era necesario. Había que atreverse.

Y, por último, en cuanto a los jugadores, es difícil entender lo sucedido. Se puede hablar de que algunos venían sin rodaje (como Alexis Sánchez o Marcelo Díaz) o que vienen saliendo de pretemporada, y se entiende. Pero la sensación que queda se resume en pocas palabras.

Tenemos el ejemplo de Arturo Vidal. El “Rey Arturo” no tuvo sus mejores partidos en estos días, pero luchó, fue a buscar, a trancar, puso el cuerpo, metió pierna fuerte y a pesar de que no desarrolló su mejor fútbol, se agradece su eterna entrega.

Por otro lado está Alexis Sánchez. El “Niño Maravilla” comenzó mal el jueves al enterarse de que no saldría del Arsenal rumbo al Manchester City y al parecer fue algo que no logró sacarse de la cabeza. Falló una infinidad de pases, con Bolivia acumuló una suma generosa de offside y su actitud en la cancha desesperó a más de uno. Parecía estar amurrado o frustrado. Queda en la retina un balón, en el partido ante la “Albirroja”, donde Alexis no lo va a recuperar estando a dos metros, lo que deja en evidencia su falta de ganas y de luchar.

Hay formas y formas de perder. El compromiso de ellos, por una cuestión histórica, no está en discusión, y no cabe duda que centrándose en el objetivo, Chile le gana a Ecuador. Antes, eso sí, hay que recuperar el hambre y las ganas de alcanzar la gloria.

 

*José Tomás Fernández es Periodista de la Universidad Diego Portales e integrante del programa “Cónclave Deportivo” de Radio La Clave.