Expertos analizan reforma tributaria y anticipan conferencia sobre propuestas de los presidenciables

Rodrigo Benítez, Soledad Recabarren, Roger Matthei y Ricardo Escobar debatirán el próximo 7 de septiembre en la conferencia “Propuestas Tributarias de los Candidatos Presidenciales”.

694

Hace tres años la Presidenta Michelle Bachelet promulgó uno de sus proyectos más emblemáticos y cuestionados de su segundo período: la reforma tributaria. En 2014 la Mandataria estampó su firma en medio de fuertes críticas de parte de la oposición y algunos sectores económicos, reproches que siguen vigentes en pleno año electoral.

Este 2017 la reforma tributaria vuelve a tomar fuerza en la opinión pública por las propuestas que han planteado los distintos candidatos presidenciales que competirán el 19 de noviembre en la primera vuelta.

Desde reducir los impuestos hasta “simplificar” la reforma son parte de las ideas que se han escuchado en los últimos meses. Y en ese escenario el Diario La Nación, en conjunto con el Centro de Estudios Tributarios de la Universidad de Chile y el apoyo de revista Capital y Diario Financiero, organiza la conferencia “Propuestas Tributarias de los Candidatos Presidenciales”.

En la instancia, que se desarrollará el próximo jueves 7 de septiembre en el Club 50 de Las Condes, participarán destacados expertos del área tributaria quienes analizarán las propuestas de Sebastián Piñera, Alejandro Guillier y Beatriz Sánchez.

Rodrigo Benítez, Soledad Recabarren, Roger Matthei y Ricardo Escobar serán los encargados de animar el debate con la actuación de Gonzalo Polanco, director del Centro de Estudios Tributarios de la Universidad de Chile, como moderador del encuentro.

Al respecto, Roger Matthei explica que “la idea de esta conferencia, en conjunto con analizar las propuestas de los candidatos, es sugerir o proponer lo que nosotros podamos ir estimando que es necesario a los candidatos. Esto tiene por objeto aportar desde el punto de vista tributario para el próximo gobierno”.

“Esto no puede ser más relevante porque hemos visto que en la economía del país ha decaído de manera considerable la inversión y por tanto, el empleo, dado que se aprobó una mala reforma tributaria que no consideró los efectos nocivos de su implementación. Es por ello que la idea es tratar de aportar en que, con los movimientos tributarios que se puedan proponer, no se siga afectando la economía del país”, precisa.

LA VISIÓN DE LOS EXPERTOS TRIBUTARIOS

Soledad Recabarren. Socia de Recabarren & Asociados. Abogada de la Universidad de Chile. Coordinadora académica de LLM Pontificia Universidad Católica de Chile, mención en Derecho Tributario.

 

“En el ámbito global, cuando la reforma tributaria se aprobó, hubo un frenazo. Frente a la reacción de la fiscalización, de control de los negocios, surgía la inquietud de saber si conviene hacer negocios aquí (en Chile) o afuera. Cuando uno empieza a evaluar si Perú o Chile, uno se da cuenta que Perú se llevó hartos de los proyectos que existían, de lo que estaba en carpeta. No es tanta la tasa de impuestos que afecta el proyecto, sino lo inestable lo que preocupa al empleador (…) Cuando uno piensa en hacer una inversión en un país, uno quiere que la regla sea estable, porque si la regla es estable voy a saber si me puedo meter en ese país por un período de 10, 15 o 20 años, pero si van a cambiar las reglas cada 3 años es difícil entrar a ese país.

Además, la reforma es caótica en el sentido de la cantidad de información que han requerido los contribuyentes (…) tienes todo el primer semestre a la administración de la empresa entregando toda esa información al Servicio de Impuestos Internos (SII) para fiscalizar, por lo cual la cantidad de requerimientos por fiscalización, que se hace el segundo semestre, es una locura. Por lo tanto, tienes a la administración todo el año trabajando para el SII. En las empresas grandes ese tema lo lleva el departamento de contabilidad, pero en una pyme el contador suele ser una persona part time, por lo cual el que está preocupado de entregar toda esta información es el dueño. Entonces, ¿en qué momento el dueño produce, vende y hace buenos negocios si tiene que pasar una buena parte del año entregando información a la autoridad?

El futuro del país, independiente del Presidente que sea electo, va a depender de la visión que tenga el que sea elegido. Si esto será una reforma hecha a matacaballo, metiéndose al Congreso sin tener la anuencia o voluntad de la gente de hacer suyo ese proyecto, será  algo que también va a cambiar en el futuro. Si quien gane la Presidencia está pensando en mirar el sistema tributario ordenadamente, hacer de esto algo que sea bien coherente y que hablen las leyes entre sí, podría mantenerse en el tiempo. Entonces va a depender mucho de cuál sea realmente la propuesta del nuevo Gobierno. Y los enunciados que tiene cada candidato dicen poco”.

Rodrigo Benítez. Socio Tax & Legal BDO Chile. Abogado, magíster en Derecho Tributario de Georgetown University Law Center, USA. Postítulo en Economía y Finanzas de Universidad de Chile.

 

“De lo más simple a lo más complejo se da que con la reforma tributaria las administraciones son de lo más fuerte. De alguna forma el SII está muy preocupado de que es tan complejo el nivel de información que hay que entregar -para efectos de poder controlar todos estos nuevos sistemas de tributación- que hace que las empresas deban prepararse antes para entregar información (…) El SII tiene que reunir una cantidad de información enorme, lo que significa adelantar los plazos y esto implica una carga de trabajo y de conocimiento mucho mayor.

Respecto de esta reforma tributaria que se intentó simplificar, existe la idea generalizada de que no se logró. Esta complejidad afecta la seguridad de los contribuyentes (…), genera al final del día incertidumbre y mayores costos.

En tanto, los mayores impuestos, aparte de la complejidad, también complican. Cuando tienes mayores impuestos implica mayores costos, cuando tienes mayores costos por alguna parte hay que recortar los presupuestos. Eso implica mayor desempleo, menores ingresos, menor producción y menor crecimiento, y otra variable es que toda esta complejidad y mayores impuestos generan una incertidumbre respecto a qué va a pasar en el próximo gobierno.

Lo más probable es que se realice una nueva reforma tributaria, que hayan nuevos cambios, y frente a eso nosotros nuevamente nos dice que paremos, no movamos la máquina, esperemos a ver cómo se aclara este tema.

Pese a estos cambios Chile se mantiene como un país sólido y serio, pero ese liderazgo que tenía antes comienza a ser un poco más débil. Cuando uno está frente a inversionistas extranjeros dice que se está frente a un país serio, donde se cumplen las normas, es estable, que cambia poco, con reglas claras. Pero ese discurso se debilita con todas estas incertidumbres. Con los constantes cambios se debilita nuestra institucionalidad (…), lo ideal es que una reforma tributaria se haga cada 20 años o cada 30 años, es decir, estamos en el peor de los mundos, una reforma cada dos años es impensado. Ahora lo más importante es simplificar la reforma”.

Roger Matthei. Socio de Matthei Abogados Tributarios, Magíster en Derecho Tributario y Derecho Corporativo (LLM) por la Pontificia Universidad Católica de Chile. Ph. Dip. Postgraduate Seminar in Management, Massachusetts Institute of Technology (MIT).

“Creo que ningún país está preparado para los cambios de manera tan rápida, drástica e intempestiva cuando se trata de reformas tributarias. Por lo general las reformas tributarias que se implementan en los países se hacen en forma gradual, entonces obviamente que cambios tan drásticos a nivel tributarios no son buenos en ninguna parte.

No solamente se afectan a los empresarios, porque se modificaron muchos aspectos tributarios que incentivaban la inversión, por tanto, los pequeños y medianos empresarios -la clase media en este caso- es la más afectada. Esto llega al final del día al bolsillo de todos los chilenos, de todas las clases sociales.

Una reforma tributaria tiene que conversar con la realidad económica del país. Entonces, una situación en la cual se quiere recaudar X monto, tiene que ir de la mano con el crecimiento del país. Muchos empresarios se han visto afectados directamente en sus negocios y derechamente van cerrando sus compañías.

Creo que si se hace una combinación y se toman todas las propuestas de los candidatos y se llega a un consenso entre ellos, podría generarse una situación más ventajosa. Por ejemplo, que Sebastián Piñera proponga una baja del impuesto de primera categoría es una situación que podría ser beneficiosa para el país porque incentivaría la inversión. Sin embargo esta reforma no puede solo pensar en bajar la tasa, sino que también debe simplificarse -como dice el candidato Guillier- porque efectivamente es una reforma compleja de entender y los sistemas tributarios tienen que ser lo más simples posibles, dentro de su complejidad, para obtener la recaudación fiscal que se requiere. Por otro lado creo que Beatriz Sánchez también tiene un punto, el de revisar la tasa de impuestos que gravan a los recursos naturales, eso se hace en todas las legislaciones del mundo”.

Ricardo Escobar. Socio de Bofill Escobar. Abogado, Magíster en Derecho (LLM) de Universidad de California, Berkeley y exdirector del Servicio de Impuestos de Internos entre 2006 y 2010.

 

“Hay que distinguir a nivel micro, que es de cada contribuyente, versus el macro, que era la esperanza de mayor recaudación. En el nivel micro lo que se aprecia es más o menos lo que habíamos predicho, que iba a tener un alto costo para los contribuyentes de adaptación dado la complejidad. Creo que el mayor problema que tiene la reforma, en los términos en cómo se estableció, es la alta complejidad que traía para todos aquellos contribuyentes que no podían quedarse en el sistema integrado.

En el nivel macro uno puede ver que, como era predecible, debido a la alta carga tributaria habría un impacto en la inversión que en parte ya se ha verificado. Adicionalmente, lo que es lamentable es que a estas alturas la recaudación, dado el menor crecimiento, dado los menores precios del cobre, fue relativamente baja. Entonces, si hay una lección que sacar de aquí es que cuando se hacen reformas tributarias deben trabajarse con más seriedad, más tiempo y con un mejor diseño, incluyendo un buen análisis económico que no se hizo al principio.

La propuesta del candidato Piñera de bajar los impuestos es perfectamente posible, la apuesta que hay detrás de eso es que habrá un estímulo al crecimiento, que la recaudación sería mayor. Es una apuesta posible, pero tiene un riesgo, que en nuestro país si no se ve una estabilidad en esa decisión y se piensa que es insuficiente, probablemente el mercado va a internalizar que vendrá otra reforma tributaria dentro de cuatro años.

Sobre el planteamiento de Alejandro Guillier de simplificar la reforma, a mí me pasa que mientras no haya una propuesta concreta yo soy bastante escéptico de las palabras generales que uno escucha en este minuto”.

“Propuestas Tributarias de los Candidatos Presidenciales”, que da inicio el próximo día jueves 7 de septiembre, a las 08:30 horas, es auspiciado por el estudio jurídico tributario Matthei y BDO y patrocinado por Asexma, FEC, Colegio de Contadores, Cámara Chileno Británica y el CET.