El factor Valdés: La estrategia detrás de la caída del jefe de Hacienda

El futuro del jefe del presupuesto fiscal está en duda y para algunos expertos el desencuentro con la Presidencia es suficiente para que presente su renuncia. Sin embargo, esto no sería un factor azaroso, sino que uno orquestado.

1250

Como pocas veces se ha visto, un secretario de Estado se manifestó abiertamente contrario a una decisión presidencial. Se trata del titular de Hacienda Rodrigo Valdés y el punto en discordia el rechazo del consejo de ministros al proyecto minero Dominga.

La relación es de tensa calma en el Palacio de gobierno. Se trata del ministro más técnico, a cargo del presupuesto fiscal y el más importante dentro del gabinete sectorial, para algunos expertos, los mismos que coinciden en decir que la Presidenta Michelle Bachelet le “quitó el piso”.

La tensión se hace más evidente cuando el mismo ministro abandonó el palacio de gobierno durante una ceremonia oficial y que durante su salida evitara hablar con la prensa.

Valdés dejó la presidencia del Banco Estado para asumir el cargo en el gabinete, después de aprobada la reforma tributaria y que se conociera el escándalo de la “cocina” en que se fraguaron las modificaciones en el Senado.

Orden en la casa

Para diputados de la comisión de Hacienda, Valdés era quien llegaría a imponer orden y haría los ajustes necesarios a la ley. Han pasado dos años desde su llegada al gobierno y su suerte, “en tiempos normales”, estaría echada.

Así lo ve el analista político y académico de la Universidad Mayor German Silva, quien en entrevista con La Nación aseguró que si bien un gesto como éste podría terminar solo de una forma, ya estamos en época electoral y los ánimos son otros.

“Este tipo de desencuentros debiera significar la renuncia de un ministro de Hacienda, eso en tiempos normales. Sería razones suficientes para que renunciara, pero como estamos en tiempos muy finales del gobierno y entrando a periodo de elecciones, es muy probable que eso no ocurra o que la Presidenta haga un esfuerzo muy grande para que el ministro de Hacienda no salga”, consideró Silva.

La mano de la mandataria

Si bien el liderazgo sectorial de Valdés ha sufrido un desmedro, para Silva no sería casualidad. Bajo su análisis esto responde a una estrategia política desde los pisos altos del Palacio de La Moneda, con tal de fortalecer la imagen de la mandataria.

“Hubo un momento en que impuso disciplina financiera y política en el gobierno, pero luego hubo un giro en la Presidenta, imponiendo temas más políticos. Creo que (Valdés) fue durante harto tiempo el ministro más importante del gobierno, él lo perdió y ese rol lo tomó Bachelet con mucha más fuerza”, explicó el analista de la Universidad Mayor.

Hay una estrategia política de posicionamiento del gobierno, pero encabezada por la Presidenta y con la ministra Narváez, porque el resto de los ministros tienen un rol cero. Si ves los otros gobiernos, el jefe de Interior, el de Hacienda, tienen un rol clave y críticos. Acá no, Nicolás Eyzaguirre reapareció ahora con una entrevista polémica”, agregó.