Roban un caballo de Diego Rivarola desde un centro ecuestre de Peñalolén

Existe preocupación en los clubes de equitación, porque este es el tercer robo que afecta a un centro de las mismas características en las últimas semanas previas a las Fiestas Patrias.

1222

Un grupo de desconocidos ingresaron el domingo al Centro Ecuestre Equilibre, ubicado en la Quebrada de Macul, en la comuna de Peñalolén, donde robaron dos caballos y una yegua. Uno de los animales pertenece al exfutbolista Diego Rivarola y se utilizaba para realizar equinoterapia.

Este ya es el tercer robo que afecta a un centro ecuestre en las últimas semanas, según lo que señala Eduardo Macchino del Centro Equilibre a La Nación. “Ha habido una ola de robo en varios clubes. En el Santiago Paperchase se robaron ocho caballos la semana pasada y la semana antepasada en el Club de la Universidad Católica, en San Carlos de Apoquindo, se robaron un caballo y nosotros somos los terceros”, declaró.

“Este es un club de equitación y un centro de equiterapia donde damos asistencia a 130 niños”, detalló el profesor. Se robaron el caballo que hace equiterapia, se robaron un caballo de clase y una yegua que era mía y que estaba haciendo su recuperación después de parir”, detalló.

Hasta ahora no hay muchos datos respecto de los posibles autores del delito, “porque nadie vio nada”.

“Uno de los caballos pertenece al exfutbolista Diego Rivarola, que vive en el condominio donde está el club, y era el de las terapias”, agregó.

Macchino informó que hace 8 años sufrieron un robo similar y un mes atrás hubo un intento de robo, “pero el cuidador se dio cuenta y salió persiguiendo a los tipos, los que soltaron los caballos”.

Este tipo de robos ocurren con frecuencias previo a las celebraciones de una fiesta, como es este caso de las Fiestas Patrias. “Por experiencia, el caballo robado es muy difícil venderlo para uso, porque es muy fácil de identificar. A su vez, el abigeato y si se desposta un caballo de igual manera que un vacuno, es complicado darse cuenta si se come un lomo vetado de vacuno o caballo. Entonces es mucho más fácil, porque no deja rastro”, afirmó Macchino, quien añadió que es mucho más fácil robarse un caballo que una vaca.

Los que tenemos caballos sabemos que en septiembre, antes de las Fiestas Patrias, tenemos que prácticamente dormir con los caballos en la cama, porque se los roban y aprovechan el alza de los precios de la carne. Después viene la Navidad y el Año Nuevo y tenemos que hacer lo mismo”, señaló.

Macchino informó que los dos caballos robados tienen un precio estimado de un millón de pesos cada uno y la yegua, que estaba inscrita, vale $5.000.000.