El polémico decreto del gobierno para guardar datos personales

Se trata de la actualización del Decreto 142 de 2005 que permite a las empresas telefónicas mantener por dos años los datos de las llamadas, navegación de internet, etc. El candidato presidencial Alejandro Navarro criticó la medida afirmando que “es una aberración”.

827

Polémica ha generado la actualización del Decreto 142 de 2005 por parte del Ministerio del Interior, que regula la forma en que las empresas proveedoras de telecomunicaciones almacenan los datos de los usuarios.

El gobierno planea que las empresas telefónicas puedan mantener por dos años los datos de las llamadas, navegación de internet, correos, mensajes de texto y WhatsApp de las personas.

El objetivo de la actualización del decreto radica en que esos datos sirven a las autoridades policiales para detectar delitos, pues es posible interceptar las llamadas telefónicas u obtener la dirección IP si es que se sospecha de un delito con pena de crimen.

El problema es que, según publicó El Mostrador, con el actual decreto se pueden almacenar los antecedentes por un año, tiempo que en algunas oportunidades no era suficiente tomando en cuenta el tiempo de cursar una orden judicial y que las empresas la acataran.

Por eso es que el gobierno busca ampliar este periodo a dos años con todo lo que eso conlleva.

El senador y candidato presidencial del Partido País, Alejandro Navarro, se mostró en contra de la medida señalando que “esta será la carta blanca para el uso abusivo de información privada de los chilenos y chilenas”.

Agregó que es “una aberración en contra de los derechos y la privacidad de las personas y que vulnera la Constitución de la República, ya que esta garantiza la inviolabilidad de nuestras comunicaciones privadas”.

“Yo me pregunto entonces, ¿por qué se permitirá a cualquier organismo público autorizado a acceder a nuestra información?, ¿cómo se asegura que no se transforme en una herramienta tipo Big Brother, que se utilizará para espiar a activistas, periodistas y todo aquel que tenga una postura crítica o distinta?”, sentenció.