Macao intenta recuperarse de Hato, el tifón más fuerte del último medio siglo

Según los últimos registros, el tifón acabó con la vida de al menos 9 personas (8 más en la China continental), además de más de 200 heridos.

105

La ciudad de Macao intenta volver a la normalidad tras el paso del tifón Hato, el más fuerte que ha sufrido la ciudad en el último medio siglo y que acabó con la vida de al menos 9 personas (8 más en la China continental) y causado numerosos destrozos.

Esta mañana se encontró a otra persona ahogada que elevó a nueve el número de muertos en la ciudad (17 en todo el país), según informó el diario independiente South China Morning Post, mientras que los heridos son cerca de 200.

Los devastadores efectos del tifón han dejado otro hecho insólito, la llegada de elementos del Ejército de Liberación Popular chino a la ciudad, que es una región administrativa especial con leyes propias y defensa propia, al igual que Hong Kong.

A petición del gobierno regional de Macao, el Ejecutivo central de Pekín dio su aprobación al envío de los soldados para ayudar con los trabajos de recuperación, algo que contemplan las leyes de China.

La antigua colonia portuguesa no veía militares chinos en sus calles desde la entrega del enclave a la soberanía China en 1999.

Y es que Hato ha sido el tifón más fuerte que ha vivido la turística ciudad, famosa por sus casinos, en el último medio siglo. Algunas zonas se vieron sumergidas por hasta tres metros de agua.

El presidente ejecutivo de Macao, Fernando Chui Sai-on, tuvo que disculparse por la mala preparación de las autoridades locales y, tras ofrecer sus condolencias a las víctimas y a sus familias, anunció la dimisión de Fong Soi-kun, director de la Oficina Meteorológica y Geofísica de la región.

Gran parte de la ciudad se quedó sin luz durante más de 24 horas y, todavía, unos 6.600 de los 250.000 hogares siguen sin electricidad.

Otra de las urbes más afectadas por el tifón fue Hong Kong, donde no hubo muertes aunque al menos 129 personas resultaron heridas por la tormenta más poderosa que ha golpeado la ciudad desde 1979 y que también ha causado fuertes destrozos que podrían alcanzar los 8.000 millones de dólares hongkoneses (866 millones de euros, 1.022 millones de dólares).