Justiniano estrena “Cabros de Mierda”: El Chile de la dictadura a partir de la emoción

Esta noche el cineasta nacional tendrá la avant premier de la cinta de ficción que estará en cartelera desde el jueves y narra la historia de una joven madre de La Victoria que lucha por sacar adelante a su familia en medio de los hechos suscitados tras el golpe militar en su población.

940

“Cabros de Mierda”, la última cinta del director Gonzalo Justiniano, verá la luz este lunes en la avant premier que ofrecerá a la prensa especializada, actores y quienes integran el rubro de la realización cinematográfica.

El film transcurre en 1983 en la población La Victoria y relata la historia de Gladys (32) conocida como “La Francesita”, encarnada por Nathalia Aragonese, una joven de carácter, atractiva y valiente, que vive el día a día en un barrio marginal de Santiago en plena dictadura, conviviendo a diario con el paso de los militares buscando a detractores del régimen que pudieran esconderse allí.

Sin embargo, la narración apunta a la forma de vida y subsistencia de esta mujer que vive con su madre y su pequeña hija que llevan el mismo nombre, y reciben a un ingenuo joven misionero norteamericano llamado Samuel Thompson (23), interpretado por Daniel Contesse, quien viene a predicar la palabra de Dios y las bondades del progreso para este país del tercer mundo.

Con su cámara, el protagonista registrará cómo la población lucha por sobrevivir en una situación de normal anormalidad, entre ollas comunes, niños sin padres o al cuidado de familias amigas como Vladi, que se roba la película en el film, y las primeras grandes protestas, que incluyen murales y lienzos en contra de Augusto Pinochet.

La narración muestra imágenes reales e inéditas, que han servido como material de reconstrucción histórica y judicial en casos como el asesinato del cura Jarlán, y que en el caso de “Cabros de Mierda” retrata ese Chile de la mano de Gladys, una mujer que como muchas en esa época lucharon silenciosamente por recuperar la democracia.

“Me pareció interesante realizar una ficción, basada libremente en la realidad, en la vida cotidiana de una mujer, joven, contradictoria, pícara y valiente, de la Población La Victoria. Hacer que el espectador se acerque a ese momento histórico que llamamos ‘dictadura’, a partir de ella y las pequeñas historias de su barrio”, ha explicado Justiciano.

En tal sentido la motivación del creador y realizador fue la de “hacer un relato que se construyera a partir de la emoción, que fuera más allá de los hechos y de la forma como comúnmente hemos conocido esa época” y que es lo que espera lograr en quienes asistan desde este jueves a las salas de cine a verla.