“Peineta” Garcés: “En Wanderers me invitaron a su aniversario y ni me tomaron en cuenta”

El técnico campeón con los "caturros" el año 2001 se manifestó disconforme con el trato que tuvo de parte de la dirigencia del club para las celebraciones por el aniversario número 125 de la institución.

1097

Jorge Garcés está dolido con Santiago Wanderers. El técnico que sacara campeón al cuadro “caturro” el año 2001 asegura que no fue tomado en cuenta para el aniversario número 125 de la institución, específicamente en un evento organizado por la Sociedad Anónima.

El “Peineta” se declara un porteño y ‘wanderino’ por adopción, afirmando que siente un gran cariño por el club de la Quinta Región. “Santiago Wanderers es una linda historia. Es Valparaíso, son los 43 cerros que tiene esa hermosa ciudad. Hay párrafos muy lindos para escribir sobre Wanderers. En todo el mundo hay chilenos e hinchas ‘wanderinos’. Ha sacado jugadores importantes a nivel nacional. Cuando tú ves esa hinchada de Wanderers… es especial, el club es especial”, afirma el DT en conversación con Triunfo.

Sobre el comienzo de su relación con la institución, Garcés parte asegurando que “ser entrenador o jugador de Wanderers es especial, tienes conocer internamente la idiosincrasia de esa institución. Siendo muy joven estudié en la Universidad de Playa Ancha, jugué en Wanderers, fue mi primer club. Venía de Talca, mis raíces de pequeño eran ‘rangerinas’ por mi padre. Y al llegar a Valparaíso me hice porteño y ‘wanderino’ por adopción. Ahí comienza mi historia, donde jugué, me tocó llegar en un momento difícil ya que nos tocó subir al equipo. Posteriormente me tocó ser campeón y últimamente, el 2010, salvarlo de una situación muy crítica”.

Sin embargo, un hecho puntual ocurrido en los festejos por el aniversario del club dejaron muy dolido al DT. “Hay un tema en la relación Garcés-Wanderers, Wanderers-Garcés muy importante, que va a ser quizás más recordada y explorada cuando yo ya esté fallecido, sin duda. En el aniversario del lunes pasado me invitaron y ni siquiera me tomaron en cuenta. Salí muy amargado y muy triste. Pero bueno, así son las sociedades anónimas hoy día en el fútbol”.

¿Qué opinión tiene del desempeño de las sociedades anónimas en el fútbol chileno?
– Yo tuve fe, esperé y esperé, con la esperanza de que las sociedades anónimas sean realmente un aporte para el fútbol. Se ha saneado un poco la cosa en la parte económica, pero se han ido perdiendo otras cosas como la identidad de los clubes. Llega gente a las instituciones que sus colores son otros, se preocupan poco de las divisiones menores, se pierde un poco la identidad. Se recuerda y se valora poco a quienes de una u otra manera forman parte de la historia.

¿De qué manera usted ve reflejado esto?
– Aunque no me quieran varios de estos señores que están hoy día (en la S.A.), desgraciadamente para ellos no van a poder borrar con el codo lo que se escribió en la historia. Hay dos técnicos campeones en los 125 años de vida de Wanderers y el único vivo soy yo. Me invitan a un aniversario y ni siquiera me hacen entregar un premio ni me nombran. Y yo no sé qué les hice, si les robé algo o qué. Yo creo que lo único que hice en Wanderers fue el bien cada vez que estuve. Entonces duele un poco, sales con un dejo de tristeza y de pena. No tanto de pena por uno, sino que por ellos más que nada porque a la gente le hubiera encantado que apareciera yo al medio.

¿Usted cree que esta falta de reconocimiento a los ídolos y referentes es un problema a nivel nacional?
– En Chile Wanderers no es la excepción. Somos una sociedad sin identidad, llena de envidia y de prejuicios. Es una pena. Acá fue un milagro que le pusieran el nombre de Elías Figueroa al estadio en vida. Pero tampoco fue algo del club sino que del gobierno. Es muy difícil que a uno en vida le reconozcan cosas. Hace un año fuimos al aniversario de Wanderers a la sede con un grupo de la corporación y algunos hinchas. Entramos ahí y Joel Soto con Ronny Vergara salieron tristes, a la entrada no había ninguna foto de Wanderers 2001. Había una de Wanderers de hace 2 o 3 años. Hay algunas cosas que no las puedo entender.

¿Siente que falta mejor manejo en ese tema de parte de la dirigencia?
– Si el señor Lafrentz y un par más no me quieren por mi forma de ser o por mi personalidad, está bien. Que no me inviten a su casa ni a sus cumpleaños, pero que respeten lo que uno fue. A Rodrigo Goldberg le entregaron un reconocimiento, él jugó un año y medio o dos años en Wanderers y siendo de la U. Yo todavía me pregunto ¿por qué no le entregaron lo mismo a Moisés Villarroel, a Silvio Fernández o a Héctor Robles?, por nombrar a algunos. Yo de verdad hay cosas que no puedo entender, no puedo entender que a un jugador de la U que haya jugado dos temporadas le hagan un reconocimiento con pantallas y todo. No tengo nada contra Rodrigo, en todo caso.

Lo que más le molesta entonces es que a usted lo dejaran fuera y se considerara a gente externa…
-El técnico que está ahora en Wanderers (Nicolás Córdova), a quien quiero que le vaya muy bien porque lo conozco, es un muchacho muy agradable, conozco a su padre, subió a entregar un premio y lleva tres meses en Wanderers. Y yo, ahí sentado en la octava fila, al lado de Elías Figueroa, nos mirábamos y él me dijo ‘¿y cómo no te van a llamar o no te van a nombrar?’. Claro, como pifiaron al presidente todo el rato, imagínate si salgo yo. Cuando llegué me saqué mil fotos con la gente, estaban todos locos conmigo. Es así y da pena porque es una institución que uno quiere.

En O’Higgins estuve dos años, hicimos una campaña extraordinaria y cada vez que tienen aniversario me llaman. La otra vez me llamaron para el aniversario de la primera estrella, imagínate yo invitado, me nombraron por micrófono, me pasaron el micrófono para hablar. En O’Higgins, donde estuve dos años y que estuvimos a punto de cumplir la hazaña en un campeonato maravilloso. Y en Wanderers, que es mi club, en donde vivimos tantas cosas… nada.

  • Francisco Urrea

    Rodrigo Goldberg le entregaron un reconocimiento, él jugó un año y medio o dos años en Wanderers y siendo de la U. Yo todavía me pregunto ¿por qué no le entregaron lo mismo a Moisés Villarroel, a Silvio Fernández o a Héctor Robles?,

    Claro el goldberg de “por halla” tiene más valos que los nuestros. “Ellos” no caminan despierten de una vez. Que manipulación. De los semitas honor a los Arabes.!!!