La polémica idea que promueve Trump para erradicar el terrorismo tras ataque en Barcelona

El Presidente estadounidense hizo referencia a una historia de guerra que ha sido calificada como falsa por historiadores.

1809

El atropello múltiple ocurrido este jueves en Barcelona, que ha dejado por el momento 13 muertos y decenas de heridos, ha generado el impacto y la condena de autoridades del mundo entero.

El Presidente estadounidense, Donald Trump, fue uno de ellos, quién escribió en su cuenta de Twitter que “Estados Unidos condena el ataque terrorista en Barcelona, España, y hará lo que sea necesario para ayudar. Sean fuertes, los amamos“.

Pero poco después de su condena, y como es habitual tras ataques terroristas, Trump volvió a acudir a la misma red social para expresar la necesidad de tomar medidas contra el terrorismo islámico. Pero esta vez lo hizo con una referencia a John J. Pershing, un reconocido oficial estadounidense que luchó durante la Primera Guerra Mundial.

Estudien lo que el General Pershing de los Estados Unidos hizo a los terroristas cuando fueron capturados. No hubo más Terrorismo Radical Islámico por 35 años“, señaló el Mandatario.

Lo que supuestamente habría hecho Pershing, ocurrió durante la guerra entre EE.UU. y Filipinas en el siglo XX y fue explicado por el mismo Donald Trumo durante un acto de campaña en Carolina del Sur en 2016.

Según señaló Trump, Pershing habría tomado a 50 terroristas y 50 balas bañadas en sangre de cerdo, para posteriormente alinearlos y dispararle a 49 de ellos con rifles cargados con esas balas. “A la persona 50, le dijo: Vuelve donde tu gente y diles lo que pasó. Y por 25 años, no hubo ningún problema”, dijo Trump en esa oportunidad.

Sin embargo, el medio estadounidense Time, señaló que esa historia ha sido desacreditada y catalogada como falsa por historiadores, aunque algunos reconocen que las tropas estadounidenses efectivamente utilizaron sangre de cerdo para amenazar o intimidar a musulmanes en otras ocasiones. Esto porque los musulmanes consideran la sangre de ese animal como “impía” y consumir su carne como un pecado.

“Si, hubo esfuerzos deliberados para ofender las sensibilidades religiosas de musulmanes filipinos”, señaló el historiador del MIT, Christopher Capozzola, a Time. “Pero no hay ningún evento como el que el señor Trump describe“.