Un amenazante Trump aumenta la crisis con Corea del Norte

La escalada verbal entre Estados Unidos y Corea del Norte tomó ribetes de "tensa calma" luego de que el presidente norteamericano señalara que el arsenal nuclear estadounidense es ahora "más poderoso que nunca"

214

Desde que asumió como Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump dejó en claro que no toleraría ninguna provocación de su antagonista rival, Corea del Norte. Desde Pyongyang, la oratoria ha pasado a segundo plano y las respuestas al gigante del norte se han traducido en amenazantes pruebas balísticas.

En una sola frase, sin mayores explicaciones, el régimen asiático de Kim Jong Un agregó que se encuentra “examinando cuidadosamente un plan operacional para lanzar un fuego envolvente alrededor de Guam con misiles balísticos estratégicos de alcance mediano a largo, de tipo Hwasong-12” indicó la Korean Central News Agency (KCNA).

El aviso de Pyongyang fue difundido horas después de que el presidente estadounidense Trump amenazara a Corea del Norte con “fuego e ira” y días después de que el Consejo de Seguridad de la ONU impusiese nuevas sanciones al país comunista por el desarrollo de su arsenal nuclear.

Norcoreanos observando propaganda nuclear del gobierno en junio de este año / Foto: AFP

“FUEGO E IRA”

La escalda verbal se intensificó este miércoles luego de que Trump afirmará que el arsenal nuclear estadounidense es ahora “más poderoso que nunca”.

Después de prometer el martes “fuego e ira” a Pyongyang por sus programas balísticos y nucleares, el mandatario estadounidense volvió a la carga con un mensaje en Twitter en el que aseguró que su “primera orden como presidente fue renovar y modernizar nuestro arsenal nuclear”.

De este modo, Trump se hizo eco de la escasa, pero violenta, retórica que ha caracterizado al régimen de Kim Jong-Un, aunque matizó -también en la red social y desde New Jersey, donde se encuentra de vacaciones- que espera no tener que usar “nunca” su poder nuclear.

En conversación con La Nación, el analista internacional Libardo Buitrago, señaló que la relación entre ambos países está en un “precario equilibrio”.

“El error es lo que puede señalar conflagración o statu quo. Si las partes, en este caso Trump o Kim Jong Un, siguen en la escalda verbal esta tiene una linea roja que no se puede cruzar.

“Una escalda tiene tres elementos: La primera es la verbalización, que es donde estamos. Después de la verbalización tenemos que analizar el plan de contingencia de ambos países y en tercer lugar tenemos la aplicación del plan. Mi impresión es que estamos pasando del primer escalón al segundo que es el plan de contingencia”, indicó a La Nación, Libardo Buitrago.

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, dijo que “lo que hace el presidente es enviar un mensaje fuerte en un lenguaje que Kim Jong-Un pueda comprender, porque parece no comprender el lenguaje diplomático”.

“No creo que haya alguna amenaza inminente”, matizó Tillerson en declaraciones en el avión que lo llevaba al territorio estadounidense de Guam, amenazado por Corea del Norte, en el marco de un viaje a Asia. 

GUAM, UNA PEQUEÑA PERO IMPORTANTE BASE MILITAR

Guam, una isla aislada del Pacífico de unos 550 km2, es un puesto avanzado clave para las fuerzas estadounidenses, estratégicamente situado entre la península coreana y el mar de China Meridional.

Unos 6.000 soldados están desplegados en el territorio, en particular en la base aérea de Andersen y la base naval de Guam. “La Casa Blanca nos aseguró que un ataque contra este territorio sería considerado como un ataque contra Estados Unidos” señaló Eddie Calvo, gobernador de Guam.

“Quiero recordar también a los medios nacionales que Guam es territorio estadounidense y que 200.000 estadounidenses viven en Guam y en las Marianas. Nos somos sólo instalaciones militares. Dicho esto, quiero asegurarme de que estamos preparados para cualquier eventualidad”, finalizó Calvo en declaraciones a la agencia AFP.

Postal de dos bombarderos B-1 Lancer sobrevolando la península coreana desde Guam / Foto: AFP

El contexto se agravó todavía más con las informaciones del diario The Washington Post sobre los avances militares norcoreanos.

El diario informó el martes que el régimen norcoreano puede colocar armas nucleares en sus misiles balísticos, entre ellos los intercontinentales (ICBM), amenazando así a sus vecinos pero también al continente americano, según las conclusiones de un informe confidencial terminado en julio por la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA, por sus siglas en inglés).

El matutino también informó que otra evaluación de inteligencia estimó que Corea del Norte tiene ahora hasta 60 armas nucleares, más de lo que se pensaba.

Pese a estos avances, algunos especialistas aseguran que Pyongyang aún debe superar obstáculos técnicos. Sólo nos queda esperar que la escalda sólo sea verbal.