La efectividad de los test rápidos para detectar el VIH/Sida

El Ministerio de Salud evalúa la factibilidad de permitir la venta de exámenes rápidos para detectar la enfermedad ante el alarmante aumento de casos en el país.

2394

Ante el alarmante aumento de casos de VIH/Sida en el país desde 2010, el Gobierno ha anunciado diversas medidas para enfrentar lo que muchos han catalogado como una “epidemia”.

Además de campañas de prevención promoviendo por ejemplo el uso del condón, el Ministerio de Salud evalúa también la factibilidad de permitir la venta de test rápidos para detectar la enfermedad.

El examen rápido identifica los anticuerpos generados por la enfermedad, tiene un 99,7 de efectividad y existen 11 tipos de test inscritos en el Instituto de Salud Pública, vigentes desde 1999. 

Victor Silva, director de la Escuela de Tecnología Médica de la U. Mayor y doctor en Microbiología, señaló a La Nación que estos test “tienen una alta sensibilidad. Es decir, una alta capacidad de detectar a los pacientes que están infectados por el VIH“.

Sin embargo, el experto advierte que este tipo de examen no es efectivo de inmediato, sino que “hay un tiempo en que la persona todavía no va a ser capaz de generar la cantidad de anticuerpos que permitan certificar la infección“.

Respecto de la certeza del examen, el académico señaló que “normalmente el objetivo de estas pruebas baratas y de fácil acceso, es que sean sensibles para que puedan detectar a gran parte de la población, pero lamentablemente cuando son muy sensibles carecen de especificidad y pueden dar falsos positivos“.

En ese sentido Silva señaló que es importante educar a la población, para que “si una persona cree que estuvo expuesta al VIH no solamente espere el tiempo adecuado para ir a comprar un test fácil a la farmacia, sino que también consulte adecuadamente un equipo médico preparado para eso”.

Según explica el doctor, el test rápido es un primer paso, pero la confirmación de la infección se realiza a través de un protocolo estricto, que involucra muestras de sangre en laboratorios clínicos y su posterior análisis por el Instituto de Salud Pública.

“No es que con esta prueba se vaya a eliminar esta otra parte, sino que al contrario, se va a necesitar establecer una red justamente para que la persona sepa qué tiene que hacer si tiene un resultado negativo o que hacer si tiene uno positivo. El test es simplemente una estrategia más dentro de la lucha que estamos llevando para poder combatir el aumento de la incidencia de casos de VIH/Sida en el país“.