Reserva nacional inaugura circuito inclusivo para no videntes

El sendero Los Coipos al interior de la reserva Lago Peñuelas es la ruta por la cual transitarán y las personas ciegas serán informadas respecto de la flora y fauna del lugar por medio de modernos dispositivos dotados de paneles en Braille y audios.

351

La Corporación Nacional Forestal (CONAF) inauguró esta semana un inédito sistema de audios que permitirá a las personas en situación de discapacidad visual conocer de mejor manera la flora, fauna e historia de la Reserva Nacional Lago Peñuelas, entorno natural ubicado en la comuna de Valparaíso, que ostenta desde el año 1985 la condición de Reserva de la Biósfera.

Los dispositivos están situados en nueve estaciones interpretativas del sendero de libre accesibilidad Los Coipos, específicamente en paneles educativos y con lenguaje Braille, donde los interesados con sólo apretar un botón pueden escuchar diferentes narraciones respecto a los recursos naturales y culturales de los sectores de desplazamiento y de la unidad en general.

Al respecto, el director regional (s) de CONAF Valparaíso, Claudio Ilabaca, manifestó que la iniciativa es parte de la Estrategia Nacional de Accesibilidad Universal que está impulsando el organismo en las diferentes áreas silvestres protegidas del país, con el objetivo de garantizar el derecho de todas las personas de conocer y disfrutar del patrimonio natural chileno.

“Este es un sistema nuevo en el país, en el que través de parlantes que están ubicados estratégicamente en el recorrido del sendero, en sus nueve estaciones, las personas pueden ir conociendo lo que se está apreciando en la naturaleza, tanto en su flora como en su fauna”.

La autoridad destacó que el sendero no tiene pendiente, es muy fácil de recorrer -incluso en silla de ruedas o por personas con discapacidad visual- de manera independiente, lo que permite que la gente lo pueda disfrutar en forma muy segura.

Los estudiantes con ceguera y baja visión del Instituto Antonio Vicente Mosquete, de Viña del Mar (Chorrillos), fueron los primeros en hacer el circuito, cuya implementación tuvo un costo de un millón de pesos, en una visita guiada por guardaparques.

“Esta reserva abre las puertas a las personas que tienen capacidades diferentes. Creo que se van  a sentir acogidos y tranquilos al tener un sendero especialmente diseñado para ellos, y que está bien hecho. Muchas veces cuando se hacen cosas para las personas con discapacidad se piensa en que no molesten o no estorben el entorno, sin embargo acá es distinto, es hecho en la naturaleza para que puedan hacer uso de él”, sostuvo la directora del establecimiento educacional viñamarino, María Ester Mejías.

A juicio de la alumna, Beatriz Oyarzún (22 años), aseveró que en cada estación, el texto educativo narrado es “bastante específico, bien modulado y se comprende la idea. Todavía no aprendo a leer muy bien (Braille), entonces el audio para mí está perfecto”.