Mico presenta libro con sus mejores dibujos: “Una caricatura duele más que una entrevista”

El dibujante, con casi 30 años de trayectoria haciendo humor gráfico en medios de comunicación, lanzará este martes 1 de agosto uno de sus más grandes anhelos que compila una selección de sus más incisivas muestras de humor gráfico, que han hecho reír y reflexionar a los chilenos.

723

“Lo Mejor de Mico” se titula la recopilación de los mejores pasajes humorísticos gráficos que el dibujante Luis Henríquez “Mico”, quien por 26 años tuvo un espacio en La Nación y otros medios de comunicación escritos y digitales generando risas y opinión en la gente pendiente de la actualidad y la contingencia en diversos ámbitos del quehacer del país.

En entrevista con La Nación el artista, hijo de profesores normalistas que le proveían de lápices y papel para fomentar su talento sin forzarlo y que luego fue alentado en el Instituto Nacional, habla de cómo fue concebido el registro que será presentado este martes 1 de agosto, a las 19:00 horas, en la Sala Master de Providencia (Miguel Claro 509).

“El título le hace justicia al producto. Es lo mejor que he publicado en estos temas”, señala con satisfacción sobre este logro que fue impulsado por el director de la Radio Universidad de Chile, Juan Pablo Cárdenas, y en el que se podrán apreciar sólo 160 de los cientos de miles de chistes gráficos que ha realizado y que se dividen en 12 temas compuestos de 14 dibujos cada uno, abarcando política, economía, deporte, ecología, movimientos sociales y otros temas de interés nacional.

¿Cómo fue realizar este trabajo?
-Fue complejo, porque seleccionar tu propio material y reducir 100 o 200 dibujos de un tema a 14 es difícil, pero fue un buen desafío y el producto al que llegamos fue esta selección de muy buen material publicado en Lanacion.cl, en el portal de la Radio Universidad de Chile y Revista Punto Final, que es el único medio impreso en el que publico”.

El resumen, incluye fundamentalmente desde año 2000, pero subraya que “lo interesante para el lector es ver que incluso dibujos ‘antiguos’ del año 2002 tienen tremenda contingencia quince años después en 2017, respecto de lo que pasa en el mundo y en Chile. Fue una buena idea, ni siquiera fue complejo juntar dibujos antiguos con otros más nuevos, creo que es muy fresco el material, e increíblemente contingente”.

Junto con señalar que no obstante el mundo digital es lo que más se utiliza hoy como plataforma, en su opinión “hacía falta que este trabajo estuviera impreso en un libro” que conservara ese insumo y hacerlo consultable, coleccionable y, por qué no, testigo histórico de los acontecido en estos años desde la perspectiva del humor crítico.

CENTRALIDAD EN LA POLÍTICA PERO NO EXCLUSIVIDAD
En este espacio, el dibujante que en 2018 cumplirá 30 años de trayectoria pública, aprovecha de aclarar que esta recopilación a todo color abarca más que el humor político, sino que incluye muchos otros temas.

Admito que hay una centralidad de la contingencia política, sin duda, pero no exclusividad. También toco farándula, conflictos socio-ambientales, ecológicos, temas de la cultura actual, del deporte, del fútbol. Por ejemplo, dice, al que le gusta el fútbol encontrará en este libro a La Roja, la ANFP, la FIFA.

ESTRECHO VÍNCULO CON LA NACIÓN
Como dibujante “Mico” empezó a publicar en abril de 1988 en la Revista Análisis, incentivado por el abogado Roberto Celedón, donde empezó con dos dibujos y llegó a tener una página completa. Tras el retorno a la democracia, el periodista y entonces director de La Nación, Abraham Santibáñez, lo invitó a publicar en el diario en la página de humor gráfico joven de los días jueves publicando dos dibujos al mes, para luego ir todos los jueves y cuando Palomo se retiró, el otrora dibujante del tabloide, “Mico” pasó a ocupar ese lugar.

Tengo que destacar que estuve 26 años en La Nación y que mi relación con todos los directores del área periodística que se sucedieron en esos años fue muy buena y tuve muy buena sintonía con los editores que, en definitiva, eran los que elegían mis dibujos. No es que yo llevara un dibujo listo para publicarlo, sino que llevaba cinco o seis dibujos y era el editor el que definía cuál era el más apropiado evaluando la contingencia”.

¿Qué prefiere: dibujar para un semanario, quincenario o un diario?
-Resumir una semana noticiosa no es lo mismo que golpear con un chiste el día noticioso (…) Creo que el público espera el chiste del día, espera el chiste contingente de lo que está recién ocurriendo. En ese sentido fueron muy acertadas las elecciones de La Nación y lo que se descartaba yo podía volver a utilizarlo.

¿En qué está Mico hoy?
-Estoy colaborando en el quincenario Punto Final, con el portal de noticias de la Radio Universidad de Chile, con el diario digital Universidad de Chile. En este último dibujo a Valentina que comenta la actualidad noticiosa nacional con su gata Marijuana. Juan Pablo Cárdenas fue el que me pidió un personaje femenino, que fuera una chica estudiante, él admira mucho a las dirigentes estudiantiles de la Universidad de Chile y que se pareciera a Camila Vallejo. Yo le di forma y esas características.

También trabaja como ilustrador dibujante en otras organizaciones “en un formato que me da mucho tiempo disponible y me da espacio para desarrollarme en distintos ámbitos, no sólo en medios de comunicación, pero yo quiero seguir vinculado a los medios de comunicación porque me interesa el humor periodístico, el humor que captura la realidad nacional, sean en formato impreso o digital, me gusta estar en ambos”.

“NO SE ATREVEN A PUBLICAR”

¿Qué análisis hace de la sociedad actual versus la de ataño, en torno a lo que ofrece para reír y analizar de la actualidad?
-Percibo un déficit en la oferta editorial periodística de humor político gráfico. Se está publicando menos, o sea, en los últimos 25 años han desparecido revistas, medios que tenían dibujantes o bien dejan de usar al dibujante como parte de su oferta. Hay menos humor gráfico porque hay menos espacio para publicarlo. Es cierto que están los portales, los blogs, las redes sociales, pero siento que a la sociedad chilena le faltan espacios editoriales para publicar humor gráfico político. Yo no soy de los eternos nostálgicos que piden que vuelva la Topace, pero ella marcó un hito muy importante del humor gráfico en Chile”.

Recordó al “Humanoide”, “El Quirquincho” y “El Loro”, que a su juicio “tuvieron un potencial enorme que se desaprovechó al inicio de la transición” y sostiene que habiendo mucho talento joven “las empresas que publican y editan no están haciendo la apuesta, no se la están jugando por esto. Hay un temor o sencillamente no se atreven a publicar una revista de estas características”.

¿A qué se debe ese temor?
– La sátira política dibujada es muy potente y golpea ahora con más preocupación que antes. Antes la imagen no valía tanto, valía la opinión del político, su trayectoria, su prestigio moral, que le conociera la cara el electorado no era tan importante, hasta que aparece la televisión y la prensa satírica y se empiezan a preocupar de su imagen, y creo que ese valor con la prensa digital se ha sublimado. Ahora es más importante la imagen del político que el sustrato, por eso el verse caricaturizados, ridiculizados en su imagen, les preocupa más que antes.

¿Cómo era el político de antes?
-Los políticos de antaño tenían un prestigio moral, social, académico, tan grande que se les podía caricaturizar y ridiculizar sin que se ofendieran. En cambio ahora, como la cosa es pura imagen, la cara del político tiene que aparecer impecable, no ridiculizada, porque su imagen es todo. Antes se tomaban la foto con la caricatura, felicitaba al dibujante, visitaban la publicación. Ahora no, te mandan la demanda porque se ofenden.

“UNA CARICATURA DUELE MÁS QUE UNA ENTREVISTA”
En este análisis el dibujante nacional enfatiza que por ejemplo, “el político de antes cambiaba el auto o se compraba un fundo, no se veía bien, pero en cambio ahora hablamos de delitos”, como se ha visto en los casos de financiamiento de la política en que han estado involucrados parlamentarios en los últimos cuatro años.

¿Los medios se han retraído del humor gráfico por estas situaciones?
-Sí. Los dueños de los medios, los directores y editores perciben la reacción negativa del mundo político, de los poderosos, que no es falta de sentido del humor, va más allá, pudiendo llegar a una querella, y lo que es peor, te quitan el auspicio que es otro apretón fuerte para los medios. Eso es clave, porque el político puede llegar a su empresario y éste a su publicista que es el que al final dice: ‘no publico más en tu revista’. Se produce una cadena viciosa de presión efectiva para evitar la publicación y finalmente eso se consigue”.

Mico vas más allá y sostiene que “una investigación periodística la desmienten, una entrevista afirman que los sacaron de contexto, en cambio el humor gráfico es más destructivo y no tienen cómo defenderse. La imagen es todo para el político, es un activo que deben cuidar”.

¿En ese contexto cómo calificaría a Chile?
-Como un país de tontos graves. Es cierto que hubo prensa satírica en el siglo XX, tuvo mucha cultura política y alfabetización, había tolerancia al humor gráfico, pero que digan que el sustrato chileno es de la talla corta y que nuestros políticos son unos tontos graves, lo han sido siempre, pero se ha agudizado”.

¿Se le quedaron temas en el tintero para este libro?
-Todavía quedaron muchos temas fuera de esta primera selección, así que hay mucho Mico que ver.