Corte Suprema ordena reintegro de funcionaria municipal despedida por teléfono

El máximo tribunal declaró como ilegal e improcedente la desvinculación de la trabajadora por una vía distinta a la que establece en su reglamento administrativo, al no usar una vía de comunicación oficial y por no considerar un informe en el que su desempeño es bien calificado.

621

La Corte Suprema ordenó el reintegro de la funcionaria de la municipalidad de Puyehue, Daniela Inilo, a quien se le comunicó el término de su contrato a honorarios vía telefónica en marzo pasado.

Luego de establecer que informar el cese de la relación contractual por teléfono no es la vía idónea para este procedimiento, La Tercera Sala del máximo tribunal decidió acoger el recurso de protección presentado por la afectada argumentando que dicho acto administrativo (el despido) debe ser “debidamente fundado”.

Además, la trabajadora había recibido una carta de parte del alcalde de Puyehue, en la región de Los Lagos, donde se especificaba la prórroga del contrato hasta diciembre del 2017 y en la cual se evaluaba positivamente el trabajo de la funcionaria, razón de la extensión de su contrato con el municipio.

“La prórroga obedece al excelente desempeño de las funciones realizadas por la actora y poseer calificaciones en lista 1 de excelencia de acuerdo a lo informado por la dirección del Departamento Municipal respectivo”, sostiene el fallo.

La resolución agrega que “en este escenario, la decisión de la recurrida de pretender dejar sin efecto la primitiva manifestación de voluntad materializada a través de una comunicación escrita, y de sustituirla a través de una simple comunicación telefónica es ilegal, pues sin reunir ninguna de las características de un acto administrativo, ha permitido dejado sin efecto un acto administrativo propiamente tal”.

Según la sentencia la “llamada telefónica infringe diversos principios del derecho administrativo como el de escrituración y el de imparcialidad, sin que sea razonable que la comunicación telefónica de un funcionario municipal pueda tener la aptitud de dejar sin efecto, por sí sola, la decisión primitiva del alcalde de la respectiva municipalidad, aun cuando se efectúe por encargo del alcalde en funciones. De igual forma, la llamada telefónica es también arbitraria, al no contener ningún motivo o fundamento que justifique tal decisión, argumento que por sí solo permitiría acoger el recurso”.

Así, junto con revocar el despido y ordenar el reintegro de Daniela Inilo a su trabajo en el municipio, la Corte Suprema estableció que se “procederá a pagarle sus remuneraciones desde el 1 de enero de 2017 en adelante como las demás prestaciones laborales y de seguridad social, por todo el período posterior a su ilícita separación y en lo sucesivo, en tanto se mantenga prestando servicios y no medie una legítima terminación de los mismos”.