Obra “Mi abuelo Horacio” revive la felicidad que opacó la dictadura

En su estreno el montaje del colectivo AracatacaTeatro que dirige la actriz Malucha Pinto, trajo a colación más de algún recuerdo de la época de esperanza, lucha y juego que quedó escondida en el inconsciente de quienes fueron víctimas directas o indirectas de violaciones a los derechos humanos.

966

Lejos del dolor que marcó a todos quienes se vieron afectados por el golpe militar de 1973 y que suele ser el primer recuerdo que se viene a la cabeza y remece el corazón cuando se evoca, “Mi abuelo Horacio” se transforma en un destello de luz como una obra que les muestra un tiempo bello de creación y de lucha por un mundo mejor para todos.

Esa es la impronta de la actriz y dramaturga Malucha Pinto, quien desde hace unos años se ha dedicado a rescatar la memoria de quienes padecieron atropellos a sus derechos humanos en la dictadura, recogiendo sus testimonios o los de sus familiares para, con tintes de fantasía, contar su historia pero sin que ella implique desesperanza sino todo lo contrario.

De ese trabajo minucioso es que nace en formato de cuenta cuentos el montaje que se estrenó la noche del jueves en el Teatro Camino y que a través de la interpretación lúdica y versátil de Carolina Carrasco, se puede conocer la historia de Victoria, nieta del ex director de Instituto Chileno Alemán de Cultura, Horacio Cepeda, detenido y desaparecido en 1976.

Apoyada en una escenografía y vestuario simples pero muy icónicos, la actriz acompañada de su colega Pablo Fuentes, repasa de manera interactiva, graciosa y vertiginosa con el público los momentos que vivió junto a su abuelo desde pequeña, su lucha e incluso cuando la trataba de compañera.

En la reseña, se rememoran algunos de los pasajes de la vida de Cepeda desde su natal Norte Grande y su perfil revolucionario, hasta llegar a la máquina para hacer caminos, una especie de tractor, con el que junto a otras personas hacían caminos en La Reina y que fue donado él para que quedara en una plaza y los niños pudieran jugar.

Así también los paseos que daban o cuando le enseñaba canciones, como también el día que abandonó el país para evitar que lo detuvieran y cuando volvió y finalmente fue capturado por agentes del Estado.

La delicadeza de contar una historia que no tuvo un final feliz, pero que sí llama a la esperanza de un mundo mejor, fue destacada por muchos de los asistentes, incluidos familiares de Horacio, que tras ovacionar el trabajo de la compañía teatral comentaron junto a la creadora el sentimiento que les produjo el montaje, coincidiendo todos en lo acertiva de su mirada rescatando aquellos tiempos que antecedieron a la dictadura y que agradecieron esa visión de esperanza en una sociedad que tiene a olvidar lo que ya pasó.

COORDENADAS

Teatro Camino (Antupirén 9400, Comunidad Ecológica de Peñalolén)
Estreno: jueves 20 de julio
Funciones: 21, 22, 23,  27, 28, 29 y 30 de julio (Jueves a sábado 20:30 horas, domingo 19:30 horas).
Entradas: general $5.000, estudiantes y tercera edad $3.000. Convenios con colegios.
Van de acercamiento gratuito desde Plaza Italia, esquina Ramón Carnicer con Av. Providencia.
Reservas: +56978779271