En maratónica sesión, el Senado aprobó despenalizar el aborto en tres causales

Ahora, una de las iniciativas emblemáticas del Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, seguirá su tramitación en la Cámara de Diputados.

515

Cerca de la 1 de la madrugada de hoy, el Senado aprobó la parte medular del proyecto que despenaliza el aborto en tres causales, es decir, en los casos de riesgo de vida de la madre, inviabilidad del feto y violación. De esta manera, una de las iniciativas emblemáticas del Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet seguirá su tramitación en la Cámara de Diputados. Pasadas las 7 horas de hoy, la sesión continuaba con las últimas indicaciones.

La sesión, que comenzó a las 16 horas de ayer, se dedicó en primer lugar al debate de la primera causal de riesgo para la vida de la madre. Tras el debate, se sometieron a votación las indicaciones presentadas a la primera causal, en especial la impulsada por el senador Andrés Zaldívar (DC), en orden a precisar que “no se estaba despenalizando” algo que en la actualidad no es aborto, es decir, intervenir para salvar la vida de la madre.

En este punto se hicieron presentes las distintas posturas antagónicas pues tal como ocurrió en la jornada anterior, la interpretación de la indicación para algunos era imprecisa e inducía a error, pues el texto propuesto repone lo que se conoció como aborto terapéutico hasta el año 89.

Se rechazó por 18 contra 17 votos la indicación de Zaldívar, que apuntaba a salvaguardar la práctica médica que no considera aborto los procedimientos para salvar la vida de la madre.

Luego, se procedió a discutir y votar la primera causal de riesgo de vida para la madre, que se aprobó por 20 votos a favor y 14 en contra tras un amplio debate, donde incluso se realizó reserva de constitucionalidad por parte del senador Francisco Chahuán, a la que coincidió el senador Coloma que señaló que esta disposición “incumple el deber de protección constitucional”.

A continuación, se aprobó por 19 votos a favor y 14 en contra la segunda causal para despenalizar la interrupción del embarazo cuando “el embrión o feto padezca una patología congénita adquirida o genética, incompatible con la vida extrauterina independiente, en todo caso de carácter letal”.

Previo a esta votación se sometió a escrutinio la indicación renovada de los senadores Jacqueline Van Rysselberghe y Francisco Chahuán, que proponía la supresión de la mencionada causal, la que fue rechazada por 15 votos a favor y 20 en contra.

Después de varias horas de debate y pasadas la 1 de la madrugada, la Sala del Senado aprobó con 18 votos a favor y 16 en contra la tercera causal que despenaliza el aborto en casos de violación. Previamente, con 16 votos a favor y 18 en contra, había rechazado una indicación para suprimir dicha causal.

De este modo, el proyecto establece que se autoriza la interrupción del embarazo cuando “sea resultado de una violación, siempre que no hayan transcurrido más de doce semanas de gestación. Tratándose de una niña menor de 14 años, la interrupción del embarazo podrá realizarse siempre que no hayan transcurrido más de catorce semanas de gestación”.

NORMAS PENDIENTES

Luego de despachar las tres causales, la Sala se abocó al estudio y votación de la normas pendientes: manifestación de voluntad de las mujeres y autorizaciones de los padres en caso de interrupción del embarazo de menores; programa de acompañamiento; sanciones penales y la objeción de conciencia.

Por 19 votos a favor, 6 en contra y 6 abstenciones se aprobaron las disposiciones relativas a la manifestación expresa que deberá hacer la mujer que manifieste su voluntad, en cualquiera de las 3 causales.

Por 20 votos a favor 4 en contra y 6 abstenciones se despacharon las normas que regulan dicha autorización en caso de mujeres adultas declaradas judicialmente como interdictas.

Por 21 votos favorables y 11 en contra, se aprobaron las disposiciones más complejas sobre las autorizaciones en caso de menores entre 14 y 18 años y para menores de 14 años. Aquí la discusión estuvo centrada en especial, en los casos de niñas y los dramáticos casos de abusos y violaciones que, muchas veces, culminan en embarazos.

Por 20 votos a favor y 11 en contra se aprobó la norma que establece que “la voluntad de interrumpir el embarazo manifestada por una adolescente de 14 años y menor de 18 deberá ser informada a su representante legal. Si la adolescente tuviere más de uno, sólo se informará al que ella señale”.

Asimismo, por 18 votos a favor, 11 en contra y 1 abstención se aprobó la disposición que señala que “si a juicio del equipo de salud existen antecedentes que hagan deducir razonablemente que proporcionar esta información al representante legal señalado por la adolescente podría generarle a ella un riesgo grave de maltrato físico o psíquico, coacción, abandono, desarraigo u otras acciones u omisiones que vulneren su integridad, se prescindirá de la comunicación al representante, y en su lugar se informará al adulto familiar que la adolescente indique y, en caso de no haberlo, al adulto responsable que ella señale”.

Con la mayoría de los votos a favor, 20 a favor y 7 abstenciones, los senadores ratificaron el llamado programa de acompañamiento, derecho que tendrá la mujer para las tres causales, tanto en su proceso de discernimiento, como durante el período siguiente a la toma de decisión, que comprende el tiempo anterior y posterior al parto o a la interrupción del embarazo, según sea el caso.

Luego, cuando se dio paso a la votación de la indicación del senador Allamand para que existan programas alternativos, con recursos de fundaciones, para evitar el monopolio del Estado y la opción quede en manos de las mujeres para elegir el programa, se generó un arduo debate, en que se reconoció la admisibilidad de la propuesta, que finalmente fue aprobada por 16 votos a favor, 9 en contra, 1 abstención y 1 pareo.