MIM incorpora foodtrucks con superalimentos

Esta es la nueva apuesta del museo para hacer más atractivas las vacaciones de invierno y que opta por una oferta de comida saludable para los niños que lo visiten.

168

Foodtracks con superalimentos es la atractiva oferta gastronómica que de la mano del chef José Luis Pascual ofrece en estas vacaciones de invierno el Museo Interactivo Mirador (MIM), pensado especialmente en los niños.

Se trata de cuatro carros de comida que se ubican en el parque que rodea el recinto emplazado en la comuna de San Joaquín, y cuyos precios son aptos para todos los bolsillos, pero sin duda su mejor atributo es la alimentación saludable.

“La asesoría que hicimos para este nuevo espacio gastronómico del MIM en vacaciones de invierno, fue pensando en los niños, en incorporar comida saludable. Están presentes nuevas tendencias gastronómicas, como un spaguetti de zapallo, un súper alimento que reemplaza a la pasta, pero con 90 calorías por unidad y con un sabor original, demostrando los niños pueden alimentarse sanamente y de forma entretenida, tal como en el MIM”, comenta el chef.

Uno de los carritos que más ha llamado la atención es justamente “El Zapallo Spaguetti”, que se suma a la tendencia en comida saludable con tallarines bajos en calorías, colesterol y grasas saturadas, además de ser buena fuente de fibra; siendo una perfecta alternativa a los tradicionales platos italianos. También tienen burritos mexicanos en base a tortilla de maíz y rellenos que brinda la naturaleza.

El burrito de pollo carne o porotos negros, más tres ingredientes y una salsa a elección cuesta $2.000, mientras que el zapallo spaghetti con variedades de salsas pueden encontrarlo por $3.000.

Ideal para el frío invierno son las sopas y “Soupasta” las tiene. Este carrito trae al parque del MIM deliciosas preparaciones, como la crema de zapallo, lentejas o consomé, acompañados de crutones de pan, cochayuyo, cilantro o un toque de crema, que están a $2.000.

Por otro lado pueden disfrutar por $3.000 de spaguettis, ravioles y fetuccinis con salsas a elección, siendo una perfecta combinación de tradición y especias.

En tanto en el foodtruck “Mondo Mazorca” son expertos en choclos y entre su carta está el Choclo Terrícola, que se sirve cocido y acompañado de mantequilla o mayonesa, y las dos unidades se consiguen por $3.000. Pero también ofrecen pizzas, en variedades distintas, como la Planetaria, Marte y Venus, esta última a $3.000 con tres ingredientes a elección y de un tamaño contundente.

Los amantes de las frutas y de la vida saludable también tienen su opción con “La jugarreta”, un carrito de jugos naturales con rangos de precios entre $1.000 y $2.000 y una amplia propuesta de brebajes suaves y fuertes, así como livianos y gruesos, “para novatos o expertos en el arte de la sed”, como dicen sus dueños.

Tienen variedad de jugos naturales hasta ricos batidos de distintos sabores y aromáticas infusiones, que brindan una experiencia de sensaciones y gustos a todos aquellos que busquen hidratarse.

El sector de foodtrucks tiene un espacio especialmente habilitado para recibir a los y las visitantes, con mesas familiares y cómodas, bajo un toldo contra el sol y la lluvia.