Los riesgos tras las fallas del modelo predictivo de contaminación en Santiago

Este año la Intendencia Metropolitana ha decretado tres preemergencias en lo que va del año en Santiago, sin embargo el modelo predictivo ha estado en el ojo de la polémica.

285

El arribo de las bajas temperaturas a la capital trae consigo no sólo enfermedades respiratorias, y problemas de salud en los santiaguinos, sino también problemas de contaminación que cada año preocupan a las autoridades y obligan a adoptar cada vez más medidas preventivas.

Este año la Intendencia Metropolitana ha decretado tres preemergencias en lo que va del año en Santiago, sin embargo el modelo predictivo ha estado en el ojo de la polémica por decretar alertas ambientales cuando los niveles del aire calificaban para preemergencia, o viceversa.

El problema es que la preemergencia conlleva una serie de restricciones y multas de no cumplir con las medidas decretadas por la Intendencia Metropolitana, como prohibición de calefactores a leña, paralización fuentes industriales y restricción vehicular, entre otros, además de perjudicar la salud por las malas condiciones de ventilación, especialmente en los niños.

Así lo confirma la pediatra y presidenta del Comité de Salud Ambiental Infantil de la Sociedad Chilena de Pediatría (Sochipe), doctora Lidya Tellerías, quien enfatizó que “en el contexto que nos encontramos viviendo es muy importante el ambiente para la salud de los niños, ya que sus efectos pueden provocar cuadros agudos respiratorios, aumento de exacerbaciones asmáticas y reducción en la función pulmonar. Además de síntomas alérgicos, rinitis, conjuntivitis y otitis”.

“Los niños diariamente se enfrentan a peligros ambientales, de ellos los principales son la mala calidad de aire y agentes químicos, tales como plomo y el mercurio. Estos se pueden encontrar tanto en el exterior como al interior de los hogares”, recuerda la pediatra.

Los menores son más vulnerables dado que su organismo se encuentra en desarrollo y le afectan en mayor intensidad que los adultos, las partículas finas del aire MP 2,5; en los cuadros agudos con aumento de síntomas respiratorios, con lo que aumentan las consultas de urgencia en periodos de mayor contaminación, a largo plazo, se observan enfermedades respiratorias crónicas y alteraciones cardiovasculares

De ahí la importancia de saber con exactitud los niveles de contaminación en la capital.  El gobierno, a través del ministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena, salió a defender hace unos días el modelo predictivo de la calidad del aire en la capital, señalando que “la contaminación no se debe a que un modelo falle o acierte, se debe a que la gente contamina”.

Por eso es que el Ministerio actúa preventivamente para evitar la acumulación de contaminación, afirmó. “Y hemos sido exitosos en eso, porque a la fecha tenemos una preemergencia ambiental constatada en Santiago, siendo que a la fecha el año pasado tuvimos tres emergencias y 9 preemergencias ambientales”, expresó.

Este nuevo modelo predictivo de la calidad del aire, que se aplica desde el año pasado para estimar los niveles de contaminación de las ciudades del país, fue elaborado por un grupo de investigadores de la Universidad de Iowa, Estados Unidos.