Sistemas energéticos sostenibles podrían ser la solución para fallas tras emergencias

Los sistemas aislados como los de paneles solares podrían ser una solución sustentable para las constantes fallas del sistema interconectado tras desastres naturales o emergencias climáticas.

550

Los cortes de energía en hogares y empresas son una constante tras los temporales y desastres naturales en nuestro país. Un ejemplo se vivió hace pocas semanas, cuando tras un temporal distintos sectores de la zona central estuvieron sin luz por días.

Pero en Chile existen sistemas energéticos autosustentables que funcionan incluso cuando hay grandes apagones. Javier Peigneux, Gerente de Proyectos de TRITEC-Intervento, empresa encargada de la instalación y puesta en marcha de paneles solares en todo el país, explica que los sistemas aislados al no estar conectados a la red, no se ven afectados por las fallas en la misma. 

Estos sistemas consisten en una instalación de producción de energía, apoyada por un sistema de almacenamiento del excedente de energía que no ha sido consumida en el acto, para su posterior consumo. Un ejemplo, puede ser una instalación de paneles fotovoltaicos, respaldada por un banco de baterías. Este sistema, bien dimensionado, permite contar con energía limpia 24/7 con independencia de la red de distribución de energía.

“Esta misma configuración de producción de energía y almacenamiento, habitualmente se aplica en los lugares donde por razones geográficas y/o económicas no llega la red de distribución. Sin embargo, también existe la opción de implementar esta misma solución en combinación con una conexión convencional a la red de distribución, lo cual permite que, ante eventos de fallas como las que hemos enfrentado, el usuario pueda continuar con suministro energético y continuar con el desempeño normal de sus actividades hasta el restablecimiento del servicio de la red”, señala el experto.

Los sistemas aislados, consisten en la combinación de un sistema de generación (por ejemplo, paneles solares sobre la cubierta de una edificación), con un sistema de almacenamiento (un banco de baterías). Lo anterior, permite que todo el exceso de energía generada que no se esté consumiendo, pueda ser almacenado en las baterías. Esto permite a su vez que en los momentos en los que exista demanda de energía, pero no exista generación, ésta sea suministrada por las baterías.

“Un ejemplo simplificado sería una vivienda en la que, durante el día, los paneles fotovoltaicos suministran la energía requerida, y además generan un excedente de energía, el cual que se guarda en la batería. En la noche, a falta de generación solar, la demanda de la vivienda se nutre de ese excedente de energía, que se almacenó durante el día en las baterías”, explica Peigneux.

Estos sistemas en combinación con la conexión a la red de distribución eléctrica se tornan especialmente útiles en instalaciones cuyo suministro de energía es crítico, como por ejemplo hospitales, aeropuertos, edificios públicos, que no pueden quedar sin el suministro en caso de un temporal o cualquier desastre natural. Y en caso de falla de la red, cuentan con su propio de suministro de energía limpia y sustentable.