Caso del veterinario: fiscal dijo que se halló una jeringa en el baño del Monticello

La investigación del suicidio de Osvaldo Campos Azócar, quien se mató tras asesinar a dos personas y herir a otras cuatro en el casino, busca si el autor del hecho ocurrido el domingo se envenenó.

1372

El médico veterinario Osvaldo Luis Campos Azócar (42) se habría suicidado mediante una inyección de veneno después de permanecer encerrado por cerca de 5 horas en un baño del casino Monticello, ubicado en la comuna de Mostazal, región de O’Higgins. Antes de atrincherarse, el sujeto mató a balazos a dos trabajadores del recinto de juegos de azar.

La fiscal jefe de Graneros, Nayalet Mansilla, informó que en el baño se encontró una jeringa, pero que aún no se ha determinado qué tipo de sustancia contenía y si Campos Azócar se la inoculó para matarse. Además, en el domicilio de Maipú del médico veterinario, una exempleada de la clínica del fallecido dijo que acostumbraba matar a las mascotas cuando los dueños no le pagaban sus abultados honorarios.

A su vez, el Colegio Médico Veterinario de Chile informó que Campos Azócar fue expulsado de la entidad gremial el 15 de mayo por unanimidad, luego de una investigación interna realizada por el Comité de Ética debido a varias denuncias en su contra. Además, aclaró que nunca presidió el colegio.

EL AUTOR ERA UN TIPO VIOLENTO

Al concluir el dramático episodio que se inició pasado el mediodía del domingo, el jefe de la VI Zona de Carabineros, general José Rivera, informó que Campos Azócar fue encontrado fallecido al interior del baño, pero no por un disparo con la pistola que portaba y que estaba debidamente inscrita.

Consultado si el individuo se inyectó alguna sustancia que le provocó la muerte, el general no confirmó esta versión, pero recordó la condición de médico veterinario del fallecido. Sí ratificó que Campos Azócar era un sujeto violento y que ya había protagonizado incidentes al interior del casino, donde era cliente premium.

El general Rivera también confirmó que durante las casi 5 horas en que Campos Azócar estuvo atrincherado en el baño, no se percató de que en el interior estaba escondido un guardia de seguridad que quedó en estado de shock. Durante todo el desarrollo de este violento episodio, el guardia temió por su vida.

Y no era para menos, ya que Campos Azócar mató a balazos a un croupier y a otra empleada del casino e hirió a otros cuatro trabajadores, tres de ellos graves. Al momento de la balacera, en el salón de mesas de juego, había unas 70 personas entre clientes y empleados que corrieron a esconderse a los baños y otras dependencias.

A medida que se van aclarando los hechos, logró determinarse que Campos Azócar estaba alojado en el hotel del casino que pudo funcionar por estar asociado, precisamente, al negocio de hospedaje. Durante la mañana, según trascendió, el médico veterinario perdió entre 15 y 17 millones de pesos. Se sospecha que estuvo consumiendo alcohol.

IDENTIDAD DE LAS VÍCTIMAS

Las víctimas fatales fueron identificadas como Óscar Elías Reyes Valenzuela, el croupier que murió en el mismo lugar de un balazo en el cráneo, y Carolina de Los Ángeles Carreño Ávila, la empleada del casino que falleció en el Hospital de Granero. Recibió cuatro impactos de proyectil.

Los heridos son Luis Miguel Mora Arce, Macarena Inés Abarca Vásquez, Stazy Leandra López Bombo y José Villaseñor Pérez. Tres de ellos se encuentran graves en el Hospital Regional de Rancagua, donde fueron operados.

Campos Azócar tenía antecedentes por secuestro y en la página web de su clínica veterinaria de Maipú, donde también vivía, recordaba sus colaboraciones con los programas “La Ley de la Selva” y “Aquí en Vivo”, de Mega.

Este violento episodio se produjo a menos de un mes de otro episodio a balazos en el mismo casino. El 6 de junio pasado, Stiven Abuamsha (40), un músico y cantante palestino que tiene residencia permanente en Chile desde el año 2000, también disparó en el interior del casino después de perder 15 millones de pesos. Fue detenido y se encuentra en prisión preventiva.

Hasta el casino llegó el intendente de O’Higgins, Pablo Silva, quien informó que se exigirá a Monticello que mejore sus sistemas de seguridad e instale un detector de metales, para evitar que los jugadores sigan ingresando con armas de fuego e, incluso, con cuchillos como lo hizo Abuamsha.