Destacan moción del Parlamento alemán para aclarar crímenes en Colonia Dignidad

Margarita Romero, presidenta de la Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos Colonia Dignidad, manifestó que esta decisión “es una decisión que nos permite avanzar más en verdad y justicia”.

192

El jueves el Bundestag o Cámara Baja del Parlamento alemán aprobó por unanimidad la moción que insta al Gobierno Federal a esclarecer los crímenes cometidos al interior de Colonia Dignidad y apoyar a las víctimas del enclave que fue fundado por Paul Schäffer.

Esta decisión fue valorada por la Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos Colonia Dignidad. Su presidenta Margarita Romero manifestó al diario La Nación que “nos parece que esta moción es un gran avance, una decisión que nos permite avanzar más en verdad y justicia. Tiene relación con el esclarecimiento de los crímenes cometidos al interior de Colonia Dignidad y también con la reconstrucción de la memoria histórica, lo que puede ayudarnos a conocer lo que realmente sucedió al interior del enclave, conocer el nivel de represión en el cual participó junto a la dictadura cívico-militar chilena y avanzar en los casos de personas detenidas desaparecidas que fueron llevadas al interior del enclave”.

Sabemos que al interior de Colonia Dignidad hubo prisioneros políticos que desaparecieron ahí, hubo inhumaciones ilegales, exhumaciones ilegales que están descritas en los expedientes judiciales, sin embargo no se ha continuado investigando cuántas fueron las que desaparecieron al interior”, agregó.

Con respecto a la reacción que debe tener ahora el Estado chileno, Romero sostuvo que “esperamos que acoja esta propuesta como una tarea importante a desarrollar, que asigne recursos humanos y financieros necesarios para crear los equipos ad-hoc que se necesitan para poder trabajar en los diferentes aspectos. Una colaboración con el Estado alemán desde el punto de vista técnico-científico es absolutamente necesaria. Además, todo lo que se relaciona a documentos que todavía permanecen en secreto y archivos que se incautaron de Colonia Dignidad en el 2000 y 2005, los cuales la Asociación pidió que se declararan monumento nacional, es necesario que sean revisados, analizados y trabajados para poder obtener toda la información que nos sirva”.

En esa materia detalló que “hay documentos secretos en Alemania, todavía hay documentos secretos en Chile, hay una cantidad de documentos que permanecen guardados en los diferentes ministerios, hay información que las Fuerzas Armadas aún no entrega al Estado chileno y pensamos que eso también es un punto de colaboración entre ambos Estados. Así como la toma de declaraciones de testigos, tanto en Chile como en Alemania, que participaron en los crímenes en Colonia Dignidad, es un aspecto fundamental que pensamos que hoy día los dos gobiernos deben tomar en cuenta y avanzar en ello”.

– Aunque más vale tarde que nunca, ¿por qué crees que tanto el Estado alemán como el chileno demoraron su decisión en trabajar para aclarar estos casos al interior del enclave?

– Son muchas las razones. Colonia Dignidad continuó funcionando en su sistema de Estado dentro del Estado chileno hasta fines de los ’90. Después Schäffer escapa a Argentina, es detenido y traído a Chile, y recién a partir del año 2005 empieza a abrirse el tema y empezamos a conversar más abiertamente de los crímenes que se cometieron al interior de ese enclave. Ahora, todos los casos de crímenes cometidos por la dictadura en Chile han sido difíciles de hacerlos avanzar en la justicia. También tiene que ver con el manto de protección que existió para Colonia Dignidad de parte políticos, de civiles y de las Fuerzas Armadas.

EL CASO DE HARMUT HOPP

En 2011 el antiguo médico de Colonia Dignidad y cómplice de Paul Schäffer, Harmut Hopp, fue condenado a cárcel por delitos de abuso sexual y pedofilia, pero antes de ingresar a prisión huyó a Alemania.

Este caso también interesa a la Asociación por la Memoria y los Derechos Humanos Colonia Dignidad y Margarita Romero espera que Hopp finalmente cumpla esa condena.

“Se está trabajando en eso desde hace varios años. La extradición de ciudadanos alemanes no es posible, porque la Constitución alemana no lo permite. Por lo tanto lo que se ha solicitado es que Harmut Hopp cumpla condena en Alemania. Hopp fue condenado a 5 años y un día acá en Chile por su complicidad en los crímenes de abuso sexual y de pedofilia de Paul Schäffer a niños tanto alemanes como chilenos al interior del enclave. La fiscalía de Krefeld en Alemania acogió esa solicitud y fue enviada a la Corte”, expresó a La Nación.

Añadió que “ese proceso tiene que seguir desarrollándose, pero hemos pedido al canciller Heraldo Muñoz que pueda nombrar un abogado que se encargue de seguir ese proceso en Alemania”.