Jueza de Pozo Almonte ordenó la expulsión de los nueve bolivianos

La decisión de la magistrada Isabel Peña se conoció en la audiencia en que declaró la culpabilidad de los dos efectivos del ejército boliviano y de los 7 funcionarios de aduanas de ese país por los delitos de robo con violencia e intimidación y contrabando.

805

La jueza de garantía de Pozo Almonte, Isabel Peña, decretó este miércoles la expulsión de los 9 bolivianos presos en Chile desde hace tres meses, al término del juicio abreviado que se realizó en el tribunal de esa localidad de la región de Tarapacá.

La decisión de la magistrada se conoció en la audiencia en que declaró la culpabilidad de los dos efectivos del ejército boliviano y de los 7 funcionarios de aduanas de ese país por los delitos de robo con violencia e intimidación y contrabando.

Además, la jueza declaró culpables sólo a los dos uniformados altiplánicos por el delito de porte ilegal de arma prohibida, y absolvió al resto de los acusados.

Asimismo, por tratarse de un procedimiento abreviado, la jueza no pudo imponer una pena mayor a la solicitada por la fiscalía, tres años y 1 día por el robo con violencia e intimidación, lo mismo por el porte ilegal de arma y multa por el contrabando.

A solicitud de la defensa, la magistrada impuso la pena sustitutiva de expulsión del país de los 9 bolivianos: el capitán de Ejército Alex Carvajal, el suboficial Carlos Calle y los funcionarios aduaneros Arsenio Choque, Casimiro Tórrez, David Quenallata, Karl Luis Guachalla, Bryan Quenallata, Edilberto Raúl Flores y Diego Guzmán.

Su expulsión se concretará en las próximas horas, ya que deben retirar sus pertenencias desde la cárcel de Alto Hospicio, donde cumplían prisión preventiva desde el 22 de marzo pasado. Además, deben entregar su huella genética (ADN) al registro de condenados.

Finalmente, la jueza impuso a los funcionarios de aduanas condenados la prohibición de ingresar a Chile por el plazo de 10 años. En el caso de los efectivos del ejército, esta prohibición será de 20 años. 

De esta manera termina el episodio que generó otro conflicto con el Estado boliviano, tras la detención de los nueve altiplánicos el 19 de marzo en Colchane por el asalto a un camionero chileno y su peoneta.