Pese a confirmarse la existencia de agua en el nivel 55 de la mina Delia II, la ministra de Minería Aurora Williams, confirmó que se continuará con el rescate de los dos mineros atrapados en un derrumbe ocurrido en el yacimiento ubicado en Chile Chico hace 9 días.

“Seguiremos trabajando, pese a que uno de los sondajes llegó al nivel 55, la parte más baja de la mina a 200 metros, y detectó presencia de agua, lo que significa que Delia II está completamente inundada”, sostuvo el Jefe de Defensa Nacional de la Zona de Estado Constitucional de Excepción de Catástrofes, General de Brigada Fernando San Cristóbal.

Al respecto, Williams, indicó que “el mandato que tenemos de la Presidenta Michelle Bachelet desde el día 1 es diagnosticar la situación para seguir avanzando. Cada información se ha transparentado de manera responsable”.

En este sentido, la secretaria de Estado sostuvo que “fuimos a informar primero del hallazgo de agua a las dos familias a sus hogares, junto con el general San Cristóbal y la intendenta regional, Karina Acevedo. El general tuvo una conversación telefónica con los dirigentes de la minera, y ahora lo planteamos a la Prensa”.

“Este es un accidente minero que tiene características catastróficas. La expectativa era que en el nivel 55 hubiera un bolsón de aire, pero los niveles de agua al interior de la faena han alcanzado el mismo nivel de agua de la laguna. Por lo tanto, este diagnóstico no es una buena noticia. Pero el sondaje 4 y el sondaje 5 continúan trabajando y también siguen desplegados todos los esfuerzos en la laguna que fueron comprometidos con las familias, dirigentes y la comunidad de Chile Chico. Para labores como ésta se requiere de unidad”, destacó.

Williams agregó que “tenemos una mala noticia. Pero hay que seguir trabajando, pues ese es el mandato. Continuaremos aquí en terreno. Y nos hemos puesto a disposición de las familias. Seguiremos trabajando en todos los frentes. Contamos con todos los especialistas. Hoy las posibilidades son menores, pero seguiremos trabajando. No vamos a claudicar”.

Por su parte, el asesor de Sernageomin, Felipe Matthews, precisó que “ayer estábamos trabajando con tres sondas. Decidimos reutilizar un sondaje que había desviado con una tecnología para perforar con cuña y reorientarlo al nivel 55. El otro era de mayor diámetro para interceptar labores. Pero lo detuvimos por flujo de agua que pudiera complicar la situación. Y el tercero de máquina diamantina fue el que llegó al nivel 55”.

“Se hizo una operación para definir el nivel de agua. La esperanza era que existiera un tapón bajo el nivel 71. Pero eso no existe. Y el vaso comunicante entre el lago y la labor de acceso correspondería al nivel 55. Vamos a retirar barras y bajaremos una cámara para ver la calidad de agua y lodo”, agregó.