Versace celebra sus iconos en colección deportiva y Armani se empapa de Japón

Ambas casas de moda presentaron sus novedades en la Semana de la Moda de Milán

160
FOTO / EFE

(EFE)- Versace propuso hoy en Milán una colección deportiva y colegial para el hombre del próximo verano, mientras que Armani apostó por una estética nipona para el lanzamiento de su primera línea de relojes inteligentes, de la mano de Shawn Mendes.

Versace prefirió hacer desfilar a sus modelos en un patio a plena luz del día en la capital milanesa y lo hizo para mostrar su apuesta deportiva y desenfadada para la temporada 2018 primavera/verano, en la que apostará por el poder visual de sus clásicos estampados.

Sus trajes prueban con todo: eternas líneas verticales en brillo sobre fondo oscuro o en tejidos como el raso y estampados imposibles con los emblemas de su iconografía, como las coronas, la greca, la medusa, los bustos clásicos o las escenas heroicas de la Antigüedad.

Y combinan con todo tipo de prendas, desde los pantalones cortos con zapatillas deportivas hasta los jerséis de punto en tonos pastel, las “bomber” en terciopelo o amplias sudaderas en rosa chicle.

El hombre de Versace se atreverá también con sus prendas deportivas, incluso doradas y a juego con toda una variedad de mochilas y de viseras, unas veces sobrias, en colores neutros y adornadas con coronas, y otras veces con estampados rompedores.

En esta ocasión incluyó una colección cápsula para mujer, con prendas cortas en las que se unen con un corte diagonal vestidos con camisas, jerséis de punto y americanas con grandes hombreras.

Por su parte, Armani llegó desde Japón para imbuir a toda su colección de la próxima temporada estival de un toque “samurái”, conjugando la sobriedad y elegancia de las líneas orientales con la sofisticación de los quimonos de seda.

EFE

Los trajes, insignia de la casa, lucieron con sus tonos típicos, el azul marino y el negro, pero con aportaciones niponas como las chaquetas cruzadas y anudadas a la cintura o los pantalones de pinza con vuelo que incluso parecían faldas por debajo de la rodilla.

La colección transcurrió bajo un rótulo en el que se leía la frase “dialogando con el Japón de entonces” aunque la alusión al pasado era una mera anécdota, pues el hombre de Armani del próximo verano estará marcado por el cosmopolitismo y la modernidad.

Las chaquetas de los trajes contaban sobre fondo negro con jaspeados y motivos vegetales o dibujos de pájaros en colores metalizados y también el rojo tuvo cabida en esta prenda, en una variedad muy brillante que rompió la monotonía del neutro.

También estuvo muy presente en los pañuelos que asomaban de los bolsillos de las chaquetas o en unas tiras que cubrían los zapatos de charol negro.

La cinta en la frente fue un común denominador en todos los modelos, que llegaron incluso a demostrar sus dotes con las artes marciales sobre la pasarela.

La gran sorpresa de la jornada fue la aparición del joven cantante canadiense Shawn Mendes, elegido por Armani para lanzar su primera colección de relojes inteligentes táctiles, la línea “Emporio Armani Connected”.