Falleció el histórico excanciller alemán Helmut Kohl

El excanciller alemán falleció esta jornada a la edad de 87 años. Kohl es considerado un actor clave en la reunificación alemana y un impulsor de la Unión Europea.

302
FOTO AFP / MICHEL FRISON

El excanciller alemán Helmut Kohl, hombre clave en la historia contemporánea europea y considerado padre de la reunificación de su país, murió este viernes a la edad de 87 años, informó el diario Bild.

Kohl, quien fue el líder alemán que más años permaneció en el poder desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, murió en su casa de Ludwigshafen, en el este de Renania-Palatinado, informó el diario, que mantenía estrechos vínculos con el político conservador.

Kohl fue bautizado como el “Canciller de la reunificación” / DPA / MARK-OLIVIER MULTHAUP /

Kohl lideró el Estado alemán en cinco periodos consecutivos y ha sido reconocido mundialmente como uno de los máximos líderes mundiales posguerra, entusiasta impulsor de la marcha de la Comunidad Europea, además de abogar por una política monetaria europea universal, la cual se consumó con el Tratado de Maastricht.

HOMBRE CLAVE EN LA UNIDAD ALEMANA

Sólo tres semanas después de la apertura de los pasos fronterizos en Berlín, Kohl presentó ante el Parlamento un “itinerario” para pavimentar la reunificación alemana en un plan que comprendía 10 puntos claves.

El itinerario creado por Kohl es celebrado como una “obra maestra”, a pesar de que una posible unificación aun provocaba diferencias en actores del exterior. Ante este panorama, Kohl supo aplacar a sus detractores y comenzó a cimentar a Alemania, y a él mismo, como un actor clave en el panorama europeo.

La política exterior de ese período fue uno de los hitos más sobresalientes de su gobierno. En la historia destaca la trascendental reconciliación con Polonia y una relación con la Unión Soviética marcada por la sensibilidad y discernimiento respecto al papel ruso en Alemania.

ARQUETIPO ALEMÁN

En la historia siempre queda el ser humano, el que está fuera del personaje político. Kohl era un prototipo alemán clásico. Era provinciano, hecho que nunca ocultó, y que lo llevó a ser tratado en ocasiones como “inculto” o “incapaz” de llevar aspectos formales que recaen en un Canciller.

Por su manera poco ortodoxa de moverse algunos lo calificaban como “torpe”, lo hacían parecer una figura pública muy subestimada. Sin embargo, la aprobación nacional que logró antes del período de la reunificación, fue producto de su origen. Kohl representaba al alemán término medio, el mismo ciudadano clave desde la segunda mitad del Siglo XX y que levantó a Alemania como la potencia industrial que es hoy en día.

REACCIONES INTERNACIONALES

El expresidente estadounidense George H.W. Bush homenajeó al excanciller y dijo que era “un verdadero amigo de la libertad” y “uno de los más grandes líderes de la Europa de posguerra”.

“Helmut Kohl era una roca estable y fuerte”, destacó en un comunicado el 41° presidente de Estados Unidos, quien estuvo en el poder (1989-93) en el momento de la reunificación alemana