Forestín celebra su cumpleaños 41 años e inaugura redes sociales

El coipo, símbolo de la Conaf, inauguró sus cuentas en Twitter, Facebook e Instagram en medio de su cumpleaños 41.

504

Plantando árboles con los niños del Jardín Infantil Karü Peumayén (verde lugar de sueños) de Conchalí, e inaugurando sus redes sociales, Forestín celebró sus 41 años de vida.

El coipo símbolo de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), destacó que su opción de ingresar a Twitter, Facebook e Instagram es para “estar más cerca de mis seguidores: escolares, jóvenes y adultos que me ayudan en esta hermosa misión de cuidar nuestra naturaleza”.

“¡Agradezco a quien me dio un teléfono inteligente como regalo adelantado de cumpleaños! Prometo darle un buen uso, para estar a tono con los tiempos actuales y sumar a más personas para defender y conservar los diversos ecosistemas que tiene nuestro hermoso país”, sostuvo Forestín.

“Tengo muchas expectativas con las redes sociales. Creo que al fin muchas personas sabrán de mi puño y letra que no soy un castor, sino un coipo, el roedor nativo más grande del país”, agregó el famoso coipo.

En la ocasión, la directora de Junji Región Metropolitana, María Teresa Vío; la directora del jardín Karü Peumayén, Alejandra Pardo; y el representante del Departamento de Ecosistema y Sociedad de Conaf, Leonardo Millalén, acompañaron a un grupo de niños y niñas y plantaron árboles, con el compromiso de cuidarlos para que crezcan y ayuden a tener un país cada vez más verde.

Para Leonardo Millalén, de Conaf, es muy “relevante celebrar un nuevo año de vida de Forestín plantando árboles y especialmente en este nuevo jardín. Además, no podemos olvidar que tenemos un convenio con Junji para justamente entregar árboles para los nuevos y antiguos jardines, buscando así que tanto los niñas y niños, como sus docentes, conozcan el valor de los árboles”.

Forestín nació el 12 de junio de 1976, durante la Jornada de Evaluación del Programa de Manejo del Fuego, efectuada en la Región del Biobío, cuando se sugirió que la institución debería tener un símbolo para la prevención de incendios forestales. Sería en 1983 cuando el simpático roedor nativo recibió su nombre, gracias a un concurso escolar que organizó Conaf en la Región de Valparaíso.