Victoria en las urnas, derrota política. Radiografía a las elecciones en el Reino Unido

A pesar de la victoria en las elecciones, Theresa May y el Partido Conservador no pueden cantar una victoria total. Al no lograr la mayoría absoluta en el Parlamento, las opciones de negociar cómodamente el Brexit se complican. La premier británica afronta días difíciles.

369
FOTO / EFE

Una victoria en los comicios, pero una derrota política. Así se podría resumir el veredicto del pueblo británico el cual se volcó a las urnas en unas votaciones que dejaron más de una incertidumbre con el futuro del Reino Unido.

A pesar de la victoria final del Partido Conservador liderado por la actual Primera ministra del Reino Unido, Theresa May, el oficialismo perdió 12 escaños quedando con sólo 318 asientos en la Cámara de los Comunes, no obteniendo la mayoría total del Parlamento que exige 326 escaños.

La premier británica afirmó que formará un gobierno con el apoyo del Partido Unionista Democrático (DUP) de Irlanda del Norte, para garantizar “certeza y liderar a Gran Bretaña en este momento crítico del país”. Esta declaración May la realizó en el frontis del Palacio de Buckingham, luego de informarle a la reina Isabel II que sí podrá formar un Gobierno a pesar de no haber logrado la mayoría absoluta.

Lo más probable es que el DUP no acuerde una coalición de Gobierno, pero sí un pacto de “apoyo” entre ambos partidos.

[KGVID]http://media.devup.network/wp-content/uploads/2017/06/09102313/MMD-VD_20170609_POL_GBR_DiplomaciaGobierno_MMV1040186_TES_es.mp4[/KGVID]
Theresa May dio una escueta conferencia luego de reunirse sólo 15 minutos con la reina Isabel II.

JEREMY CORBYN, EL GRAN GANADOR

El pasado 18 de abril, día en que Theresa May confirmó la anticipación de las elecciones, el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, tenía una desventaja de casi 20 puntos con su par conservador. Sin embargo y luego de una gran campaña asentada en mejorar los servicios públicos y equilibrar la desigualdad, Corbyn obtuvo un imparable ascenso el cual se debe en parte al gran apoyo de los jóvenes británicos quienes se volcaron a las urnas.

Corbyn se autoproclamó como el “vencedor” de la jornada electoral e invitó a Theresa May a “renunciar tras el retroceso de su Partido Conservador en las elecciones en Reino Unido” la jornada de este viernes.

Jeremy Corbyn invitó a renunciar a Theresa May luego de su “derrota” política / AFP FOTO / Daniel LEAL-OLIVAS

El Partido Laborista confirmó su aumento en los asientos en la Cámara de los Comunes, pasando de 232 escaños (los que tenían luego de las elecciones de 2015) a 261 asientos lo que arroja un 40,1 % de la ocupación en el Parlamento, a sólo 2% del 42,4 que lograron los conservadores.

De igual forma, Corbyn descartó la posibilidad de formar un ejecutivo de coalición. La suma de diputados con el Partido Liberal (12) , con el Partido Nacionalista Escocés (SNP) (35), el Partido Verde y el Partido de Gales no avalan una mayoría como alternativa de poder.

¿QUÉ PODRÍA PASAR CON EL BREXIT ?

El hecho de anticipar las elecciones fue una apuesta total por parte de Theresa May, jugada que no obtuvo los resultados esperados, claro está. A pesar de que esta jornada la primera Ministra afirmó que llevará a cabo el Brexit, la titular británica perdió piso político incluso dentro de su mismo partido.

May tendrá que afrontar asuntos tan punzantes como la factura de separación de la Unión Europea (UE), cifrada en 100.000 millones de euros, los derechos de los europeos en suelo británico, la frontera con Irlanda o la amenaza independentista de Escocia, esta vez sin contar con un apoyo robusto en su propio partido.

Autoridades de la UE expresaron su resquemor por un retraso -e incluso un fracaso- de las negociaciones del Brexit, después que Theresa May no lograra su objetivo de obtener una mayoría absoluta en el parlamento que finalmente perdió.

“No sabemos cuándo las negociaciones del Brexit comenzarán. Sabemos cuándo deben terminar. Hagan lo posible para evitar un ‘no acuerdo’ como resultado de una ‘no negociación'”, resumió en un tweet durante la mañana el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

La segunda mujer en la historia del país que ocupa el puesto de primera Ministra tras Margaret Thatcher, y que presumía de que sería “extremadamente difícil” en la negociación con la UE, parece haberse desinflado y haber perdido su calificativo de “nueva dama de hierro”.