URSS – Chile 1973: Protagonistas comentan último partido de la Roja en Rusia

Elías Figueroa, Carlos Caszely, Leonardo Véliz y Juan Olivares relataron en exclusiva para Triunfo cómo fue la última expedición del combinado nacional en el país soviético.

549

Chile enfrentará este viernes a Rusia en un partido amistoso que le servirá como preparación para la Copa Confederaciones, donde tendrá su debut el 18 de junio frente a Camerún. Un nuevo choque entre selecciones que han protagonizado duelos épicos, como el 2-1 de cuartos de final del Mundial de 1962, que permitió que nuestro país pudiera acceder a su primera (y hasta ahora única) semifinal planetaria.

Sin embargo, existe otro duelo que con el tiempo ha adquirido el carácter de “mítico”, por el contexto y las circunstancias en que se llevó a cabo. Se trata del partido entre Chile y Unión Soviética del 26 de septiembre de 1973, que finalizó en empate sin goles.

La “Roja”, entonces dirigida por Luis Álamos, debió jugarse la clasificación al Mundial de Alemania 1974, teniendo que enfrentar al temible conjunto de la URSS a pocos días de ocurrido el Golpe Militar del 11 de septiembre. El contexto que atravesaba nuestro país en esos días hizo dudar a varios jugadores del plantel sobre si viajar o no al país europeo, pero todos optaron por disputar la llave clasificatoria, hecho que llevó a que se hiciera conocido como “el Partido de los valientes”.

“Cuando llegamos a Unión Soviética una de las cosas que más recuerdo es el frío, eran como cinco grados bajo cero. Era un país distinto al de hoy, en esos años existía aún el comunismo, por ejemplo. Hoy en día es un país tan neoliberal y capitalista como la mayoría. Había otra mentalidad en Rusia, otro tipo de vida. Era una época de Guerra Fría, y nosotros como jugadores observábamos un país triste por el sistema que imperaba”, señala el exdelantero Leonardo Véliz, en exclusiva para Triunfo.

Otro de los futbolistas que aceptó ir a la cita definitoria para el Mundial fue el emblemático exdefensa Elías Figueroa, quien por entonces jugaba en Internacional de Porto Alegre.

“En esa época no había celulares ni los sistemas de comunicación de hoy en día, entonces me tocó sufrirlo porque entonces yo jugaba en Brasil y no tenía cómo avisarle del viaje a mi señora. Ella además no quería que fuera, porque unos tipos la habían llamado y le habían dicho que si yo viajaba nos iban a raptar a los niños. Nos habían amenazado con muchas cosas, pero por suerte no pasó nada”, recuerda el exzaguero.

Cabe señalar que más allá del álgido ambiente político en que se desarrolló el partido, una de las cosas que ha hecho que sea tan mencionado a lo largo del tiempo es que no existen mayores registros (grabaciones en video) del cotejo en sí. Son los jugadores y espectadores del encuentro los únicos que pueden dar fe de lo que allí ocurrió.

“El partido fue de un gran dominio por parte de ellos, pero nosotros aguantamos bien como equipo. No sólo la defensa, sino todos los jugadores. Tuvimos un par de contraataques donde pudimos haber hecho goles y ganado, pero no se dio”, señala Figueroa.

El arquero de Chile en ese encuentro era Juan Olivares de Unión Española. El exguardameta indica que “casi nunca tuvimos la oportunidad de pasar la mitad de cancha. La única vez que pudimos fue en una ocasión en que Caszely estaba adelantado como dos o tres metros. Igual se llevó la pelota para un costado para retrasar el juego, ya que nos convenía que pasara rápido el tiempo. Con el empate nosotros nos clasificábamos sabiendo que ellos no venían acá”.

Olivares recuerda sobre todo al extremo izquierdo y estrella del Dinamo de Kiev, Oleg Blokhlin, el mejor del cotejo en la primera mitad. “Ese puntero estaba volviendo loco a Juan Machuca por la velocidad que tenía, y generaba muchísimo peligro a nuestra área. Entonces en un momento Elías Figueroa lo pescó con pelota y todo, y lo sacó lesionado. La salida de ese jugador los perjudicó al menos en un 30 por ciento, porque después dejaron de tener tanto dominio y claridad. Al final terminamos empatando cero a cero, y la gente salió aplaudiéndonos por todo lo que luchamos”, dice el exmeta.

Carlos Caszely coincide con Olivares, afirmando que “Oleg Blokhin era el mejor puntero izquierdo de Europa en ese momento. La Unión Soviética tenía una muy buena selección, pero nosotros también y eso nos permitió sacar un buen empate allá para clasificar al Mundial”.

El exarquero de Santiago Wanderers agrega que “les demostramos que éramos buenos deportistas, porque desgraciadamente no fuimos tratados como tales. Cuando llegamos a la Unión Soviética nos dieron habitaciones inmensamente grandes, con muy poca ropa de cama, así que pasamos frío. Tuvimos que dormir con ropa y con los chaquetones de invierno que llevábamos para capear un poco la temperatura. Y otro problema que tuvimos fue que no nos pasaron la cancha para pisarla, además que nos alumbraban con un solo foco”.

El encuentro de vuelta nunca se jugó. La URSS  alegó cuestiones políticas y de seguridad, argumentando que el Estadio Nacional era un centro de detención y tortura a disidentes del nuevo gobierno militar, por lo que La FIFA declaró el partido como victoria chilena 2-0 por “walkover”. Sin embargo, el ente rector del fútbol dispuso que el duelo se realizara de todas formas, por lo que los jugadores debieron salir a la cancha. En la ocasión, Francisco “Chamaco” Valdés anotó a portería vacía.

“Los soviéticos no quisieron jugar el partido de vuelta porque, como empataron, no quisieron arriesgarse a perder y quedar eliminados contra Chile. Pienso firmemente que si hubieran ganado en Moscú, hubiesen jugado el duelo de vuelta acá”, apunta Elías Figueroa.

La “Roja” clasificó al Mundial de 1974, donde más tarde quedaría eliminada en primera fase tras caer 1-0 frente a Alemania Federal, empatar 1-1 con Alemania Democrática e igualar 0-0 con Australia.

Al ser consultado por las similitudes que podría haber entre ese duelo y el que jugará Chile este viernes contra Rusia, Caszely es enfático en decir que “va a ser diferente, son épocas diferentes, selecciones diferentes. Hoy en día tenemos la mejor selección de la historia de Chile y ya han ganado dos Copas América, que es muy importante. El fútbol en sí es lo mismo, van a ser 90 minutos con un equipo netamente europeo que tiene mucha potencia y fuerza. Chile, por su parte es un equipo sudamericano que tiene más técnica que potencia”. 

El duelo entre la Roja y el seleccionado euroasiático se disputará el próximo viernes 9 de junio en Moscú, Rusia, a las 12:00 horas de Chile.