Exdirector del FBI declara este jueves ante el Senado supuestas presiones de Trump

James Comey leerá un documento de siete páginas sobre sus “preocupantes” conversaciones con el Presidente de EE.UU. en las que le solicitó que “dejara pasar” las investigaciones sobre su exasesor de seguridad nacional Michael Flynn, quien tuvo que renunciar por sus nexos con Rusia.

282

Este jueves declara ante el Senado de Estados Unidos el exdirector del FBI, James Comey, en el marco de la investigación por la supuesta intromisión de Rusia en las elecciones presidenciales de ese país, en las que resultó ganador Donald Trump.

Comey ya ha adelantado parte del testimonio que desmenuza sus “preocupantes” conversaciones con el Presidente de EE.UU.

“Necesito lealtad. Espero lealtad”, le habría dicho Trump al exdirector del FBI, en una relación que terminó de manera fulminante cuando el Mandatario decidió cesarlo de sus funciones.

Trump despidió de manera inesperada al alto funcionario hace un mes, lo que despertó una fuerte polémica, ya que muchos lo interpretaron como un intento de frenar las pesquisas de Comey sobre los vínculos entre la campaña del magnate y el Gobierno ruso, para influir en los comicios presidenciales del año pasado.

Junto con pedirle “lealtad”, Comey afirma que el empresario le solicitó que “dejara pasar” las investigaciones sobre su exasesor de seguridad nacional Michael Flynn, quien tuvo que renunciar por sus nexos con Rusia.

“Espero que puedas ver claro el camino para dejar pasar esto, para dejar que Flynn se vaya. Él es un buen tipo”, le habría comentado Trump según las notas que redactó Comey y que leerá este jueves.

El documento que presentará Comey ante el Senado consta de siete páginas, en el que también cuenta cómo el mandatario le invitó -poco después de tomar posesión- a una cena en la Casa Blanca en la que parecía que iba a haber más asistentes y que acabó siendo sólo entre ellos, en la que el magnate le preguntó si deseaba seguir al frente del FBI.

“Empezó preguntándome si quería seguir siendo el director del FBI, cosa que me pareció extraña porque ya me había dicho dos veces en conversaciones anteriores que esperaba que me quedara, y le había asegurado que tenía la intención de hacerlo. Dijo que a mucha gente le gustaba mi trabajo y, dada la presión que había tenido durante el año anterior, él entendería si yo quería irme“, dicen las notas de Comey según la prensa norteamericana.

“Mis instintos me dijeron que el encuentro cara a cara y la pretensión de que nuestra primera discusión fuera sobre mi puesto, significaba que la cena era, al menos en parte, un esfuerzo para que yo le rogara por mi trabajo y crear algún tipo de relación de clientelismo. Eso me preocupó mucho, dada la posición tradicional del FBI de independencia del Poder Ejecutivo”, añade.

Este jueves Comey leerá de manera completa su versión de los hechos y relación con el Presidente estadounidense, Donald Trump.