Director de Conaf: “Los incendios son hoy un tema de seguridad nacional”

La institución evaluó las distintas aeronaves que se usaron para combatir los incendios forestales de enero y febrero, oportunidad en que el Supertanker mostró una baja efectividad.

427

Este miércoles Conaf publicó un informe en que analiza la efectividad de las principales aeronaves que combatieron los incendios forestales a principio de año, destacando el bajo rendimiento que tuvo el “Supertanker”.

“El resultado de esta evaluación deja de manifiesto que hay aeronaves grandes, de sobre 10 mil litros, que son mejores que otras para nuestras condiciones y que se adaptan de mejor forma a nuestra realidad como país, donde tenemos que considerar principalmente la topografía, así como otros factores, tales como la disponibilidad de aeropuertos, por ejemplo”, explicó a La Nación el director ejecutivo de Conaf, Aarón Cavieres.

En el informe fueron analizadas seis aeronaves, de las cuales el mediático Supertanker fue la segunda con menor efectividad con un 13,61%. Lucy Avilés, quién gestionó la llegada del avión al país, reaccionó a la noticia a través de Twitter, donde señaló que se queda con la evaluación que hizo el país en su momento.

El helicóptero Sikorsky S64, mejor conocido como “Elvis”, fue el más efectivo con un 100% de éxito. La aeronave con menor efectividad fue el Hércules C-130 Lockheed, con un 13,2%, mientras que el avión ruso Ilyushin-76, que fue bautizado como “Luchín”, obtuvo un porcentaje de efectividad de 35,28%.

Los criterios tomados en cuenta para calcular la efectividad de las aeronaves, fueron el porcentaje de vuelos que impactan en el área objetivo, el volumen de agua descargada en el objetivo, la demora de carga y el personal requerido en tierra para operar, entre otros.

“La evaluación presentada se desarrolló sobre la base del conocimiento experiencial obtenido por los profesionales de Conaf que participaron en las operaciones de estas aeronaves desde diversos frentes, tales como el despacho y carga de las aeronaves en aeródromos y aeropuertos”, explicó Cavieres.

Las principales críticas al Supertanker, fueron que requería sobre 30 personas para operar, mientras el resto entre 0 y 14; su restricción de espacio aéreo, que es de un radio de 10 millas mientras las otras no requieren restricción y “Luchín” solo requiere 5 millas; y que sus lanzamientos nunca se pudieron concentrar en el frente de ataque, solo flanquear el incendio.

Respecto de si desde Conaf están impulsando la compra de aviones propios, Cavieres señaló que “los incendios forestales se han convertido hoy en un tema de seguridad nacional, de ahí que esta materia sin duda esté dentro del análisis que hace el Gobierno. Sin embargo, una vez que se definen cuáles son los instrumentos más adecuados para enfrentar los incendios forestales, la decisión que se toma es ver que resulta más adecuado si arrendar o comprar”.