Fidget Spinner, el controvertido juguete que divide a niños y profesores

Mientras vive su máximo apogeo en ventas a nivel mundial, el Fidget Spinner tiene que convivir paralelamente con las diversas quejas de profesores de todo el mundo por ser un agente aparentemente distractor en las aulas. ¿Cómo nació y en qué consiste este polémico aparato?

1562

Si usted es padre o madre de seguro su primogénito ya le ha comentado sobre el Fidget Spinner, el juguete de moda en el mundo y que cabe en la palma de una mano. De no ser así, es posible que haya oído su nombre debido al gran “problema” que este pequeño artilugio está causando en las aulas de todo el orbe, lo que ha traído numerosas quejas de profesores, directores y personas ligadas a los establecimientos de educación.

Pero como toda historia de éxito, siempre hay una historia detrás, la cronología de este juguete desde su creación a la fecha tiene bastantes condimentos.

Su creadora es Catherine Hettinger, quien concibió la idea hace 20 años luego de un viaje a Israel. En el país de Oriente Próximo, Hettinger observó como unos niños le lanzaban piedras a la policía sin que nadie les dijera nada. En ese instante la estadounidense comenzó a considerar la idea de un sustituto que pudiera entretenerles y relajarlos.

“Empezó como una forma de promover la paz, y después continué buscando algo que fuera muy relajante”, señaló en una entrevista a la revista Money.

¿EN QUÉ CONSISTE EL FIDGET SPINNER Y POR QUÉ CAUSA TANTA POLÉMICA?

Este pequeño gadget tiene una estructura simple: está constituido por tres hélices con un eje central giratorio que hace rotar el juguete. Se preguntarán ¿cuál es el fin de este artefacto? simple, hacerlo girar y girar sin parar.

Aunque ya existen varios usuarios “avanzados” que logran hacer varios trucos y malabares con él, actualmente el Spinner es comercializado como un juguete anti estrés, pero comenzó a hacerse de una fama como un juguete de ayuda para niños con problemas de déficit atencional.

Niño jugando con un Fidget Spinner. / FOTO AFP / JEWEL SAMAD /

Hoy ese fin de ayuda dio un giro radical, ya que muchos profesores aseguran que el Fidget Spinner es un artefacto que desconcierta a los alumnos en las salas de clases.

Para conversar de este tema en particular, La Nación habló con la psicóloga y académica U. Mayor, Dominique Karahanian, sobre la controversia que genera este juguete.

“Lo más importante es saber dónde centramos nuestra atención. Hace 10 años lo mismo pasó con los celulares. El tema no pasa por el objeto, sino por como los niños logran concentrarse, y eso ya tiene que ver con temas mucho más profundos como el modelo educativo, el cual busca que los niños estén concentrados todo el tiempo. No hay que darle tanta importancia al juguete, habría que ser muy miope para pensar que el Fidget Spinner es el problema, el modelo es el que no está bien adaptado a los niños. Ellos no van a aprender con más horas en las salas, tienen otros estímulos”.

En España se ha generado un gran debate en torno a la controversia que el juguete ha causado en las aulas. Muchos profesores a lo largo del país ibérico han mandado cartas a diferentes medios para manifestar su molestia por la distractibilidad que genera este dispositivo, al punto de expresar que sea prohibido en todas las salas del país.

Con motivo de esta petición de los pedagogos españoles, le preguntamos a la psicóloga si es positivo prohibir o erradicar elementos de una sala de clases.

“Yo no estoy de acuerdo con que nada sea prohibido radicalmente, ya que esto provoca un deseo en los niños de tener el producto. Y situaciones como la que ocurre en España abren el espacio para poder conversar el tema, que pueda ser regulado. Siempre es mucho mejor conversar”.

Un Fidget Spinner en pleno uso. / FOTO AFP / JEWEL SAMAD

MILLONES PARA LAS COMPAÑÍAS DE JUGUETES, MENOS PARA SU CREADORA

El Fidget Spinner lidera las ventas de juguetes en el gigante de retail electrónico Amazon y sus precios van desde los 10 dólares hasta los $USD 200.

Aunque muchas empresas de juguetes están ganando millones con las ventas de sus propios Spinners, su creadora original, aunque parezca increíble, no se ha llevado ninguna parte de las ganancias de su invento.

La razón es que Catherine Hettinger perdió la patente de su creación en 2005 por no poder pagar los 400 dólares de la renovación. Mientras Hasbro, empresa que rechazó el invento de Hettinger hace años, saborea el éxito con los resultados de venta de sus propios Fidget Spinner, su inventora dijo estar “feliz” por lo que ha originado su creación.

“Quizás si fuera algún tipo de producto explotador, como una nueva clase de cigarrillos, y mi principal motivación fuera la de ganar dinero, habría tenido una actitud diferente. Pero, al contrario, estoy emocionada”, afirmó Hettinger.