La visita oficial del mandatario ruso, Vladimir Putin a Francia, se desenvuelve en el marco de la apertura de una exposición que conmemora los 300 años de la visita de el zar Pedro el Grande, considerado un gobernante reformista y modernizador. Este zar, admirado por el mismo Putin, estuvo cerca de seis semanas en Francia.