Derrota para Trump: Jueces fallan en contra de polémico decreto migratorio

La decisión de la Corte de Apelaciones, impide que el gobierno suspenda el otorgamiento de nuevas visas para ciudadanos de países de mayoría musulmana.

325

Uno de los decretos más polémicos en estos cuatro meses de mandato del actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, consiste en un fallo que prohíbe el ingreso al país del norte a refugiados e inmigrantes de seis naciones, de mayoría musulmana: Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen. En esta jornada, una corte federal de apelaciones, mantuvo la suspensión de los efectos del polémico fallo.

En un fallo de 205 páginas, la mayoría de los jueces consideró que “no están plenamente convencidos” de que el decreto guarda mayor relación “con la seguridad nacional que con la promesa de campaña del presidente Trump de vetar el ingreso de musulmanes al país”.

El presidente había firmado un primer decreto en enero pasado, días después de asumir el poder, que suspendía por seis meses la aceptación de refugiados y vetaba el ingreso de personas de ese grupo de países (más Irak) por 90 días. Ese decreto fue rápidamente bloqueado por tribunales federales, y en vez de apelar, desde el Despacho Oval prefirieron anular la medida y presentar una nueva versión, que excluía a Irak de la lista de países afectados.

El tribunal que decretó la suspensión el día de hoy, con sede en Richmond, Virginia, describe en un comunicado que el veto del presidente “habla con palabras vagas de seguridad nacional, pero con un contexto salpicado de intolerancia, animosidad y discriminación”.

Esto significa un nuevo tropiezo para el gobierno de Trump, quien de todas formas ya dejó claro que está dispuesto a llevar la polémica por su decreto hasta la Suprema Corte, que desde abril tiene una mayoría de jueces conservadores. Los trece jueces tuvieron que decidir si la medida no atropella un precepto constitucional estadounidense que veta la discriminación por cuestiones religiosas, aún así, es posible que desde la Casa Blanca apelen contra esta decisión.