Organizadores de los Highland Games en Chile: “Es como la versión bruta de los Juegos Olímpicos”

Leonardo Valenzuela y Nelson Pérez adelantaron a La Nación lo que se vivirá este sábado 27 en una nueva edición de este evento inspirado en la cultura celta y en las Tierras Altas de Escocia.

3208

Este sábado 27 de mayo se realizará la cuarta versión chilena de los Highland Games, tradicional evento que se lleva a cabo en diversas partes del mundo inspirado en la cultura celta y en las Tierras Altas de Escocia, ocasión en la que se desarrollan diversas disciplinas atléticas, además de música, exhibiciones y otras actividades recreativas.

La actividad se efectuará entre las 11:00 y las 18:00 horas en el Campus Quimey, ubicado en Avenida Portales N° 2744 en la localidad de Nos, comuna de San Bernardo. La entrada es gratuita.

El evento es organizado por la Asociación Chilena de los Juegos Tradiciones Escoceses y tiene el apoyo de Reenactorchile Recreaciones Históricas y cuenta con el reconocimiento de la International Highland Games Federation (IHGF).

Ya se han inscrito más de 20 competidores, tanto hombres como mujeres, quienes participarán en cinco pruebas oficiales: lanzamiento de peso por distancia, lanzamiento de peso por altura, lanzamiento de la piedra, lanzamiento del martillo y lanzamiento del tronco o cáber.

En entrevista con La Nación, Leonardo Valenzuela, más conocido como Leo MacValen, cuenta que espera todo el año que llegue la fecha del evento, ya que “es prácticamente la única actividad que tenemos de Highland Games, porque las otras son exhibiciones, ferias medievales y cosas así”. “Ese día estoy como en mi salsa”, recalca.

Junto con competir y ser parte de la organización, él también es instructor y ayuda al resto de los participantes a prepararse para la jornada decisiva, ya que las pruebas son de alta exigencia y requieren mucha preparación física. “Es como la versión bruta de los Juegos Olímpicos”, sostiene.

De todas formas, Valenzuela aclara que “tú puedes tener mucha fuerza, pero si no tienes la técnica no vas a poder hacer nada. Eso se logra practicando”.

Nelson Pérez, otro de los responsables de la organización y que cumple el rol de juez general del evento, comenta a La Nación que las marcas que se alcanzan en Chile están muy lejos de lo que ocurre en Estados Unidos, país que en estos momentos lidera este tipo de competencias. “Por ejemplo, nosotros estamos arrojando 25 kilos a 4 metros de altura y ellos arrojan 50. Es imposible llegar al nivel de ellos, el biotipo de estas personas es 1.90 a 2.00 metros y pesan 120 a 150 kilos, entonces ya perdimos por paliza. Es imposible llegar al nivel de ellos, porque no tenemos aún la capacidad física”, expresa.

DIVERSAS ACTIVIDADES

Además de las pruebas que forman parte de la competencia, la jornada de este sábado contempla diversas actividades como una feria medieval, presentaciones de gaitas y tambores, danzas celtas, una recreación histórica, venta de alimentos y cerveza artesanal, entre otros.

Es una fiesta que engloba lo deportivo con un entorno musical y lúdico. Los que asisten son todos voluntarios, no hay staff pagado, todo es en un ambiente de camarería. La gente lo va a pasar bien y lo hemos ido demostrando: la primera vez fueron 600 personas y ahora vamos en las mil o mil 200. Sabemos que tenemos un público pequeño, pero ha ido creciendo”, valora Pérez.

En ese sentido, añade que “los que quieran visitarnos van a conocer un deporte nuevo, van a ver un entorno celta y lo van a pasar muy bien, es un ambiente familiar. Contamos con un recinto que se llama Quimey, son seis hectáreas, donde encuentras cerro, canchas deportivas, lugar para hacer asados, camarines, un bosque… Tenemos más de 200 estacionamientos gratuitos, vigilancia, sistema de aseo, incluso la Cruz Roja para que todo salga bien y no haya ningún problema”.

Además, Pérez comenta que “el lanzamiento del cáber es lo que más atrae a la gente y lo que más le cuesta a los deportistas aunque hayan entrenado previamente, porque hay que levantar un tronco, que pesa casi 20 kilos, caminar con él y arrojarlo para que quede parado por un segundo y caiga”.

Por último, los organizadores aclararon que durante las pruebas oficiales es obligatorio utilizar el kilt, conocido comúnmente como “falda escocesa”. “Es netamente por la competencia. Si después termina y te lo sacas, es cosa tuya, pero a muchos les gusta usarlo”, concluye Valenzuela.