Lenín Moreno se comprometió con la unidad y la igualdad al asumir como presidente de Ecuador

El nuevo mandatario recibió la banda presidencial de manos del saliente Rafael Correa y juró su cargo ante el timonel del poder legislativo, José Serrano.

434

Lenín Moreno juró este miércoles como presidente de Ecuador para el período 2017-2021 en una ceremonia en la Asamblea Nacional ante la presencia de cientos de invitados locales y mandatarios extranjeros.

En su primer discurso en el cargo, el gobernante se comprometió con la unidad de su nación y con la lucha contra la desigualdad en el país, en el que aseguró que mantendrá la dolarización.

“Todos somos hechos del mismo Ecuador y compartimos el aire y oxígeno con nuestros hermanos”, dijo Moreno, agregando que “somos uno y somos todos, somos diversos, venimos de una misma historia”.

Antes del discurso, Moreno recibió la banda presidencial de manos del expresidente Rafael Correa y juró su cargo ante el timonel del poder legislativo, José Serrano.

El presidente agradeció a los visitantes por asistir a lo que llamó el fin de una “época que deja al país con una realidad y objetivos más claros”.

En ese sentido, sostuvo que es un momento en que “se une herencia de pasado con el presente y el futuro, que estamos construyendo desde hace diez años“, en referencia al inicio de la llamada Revolución Ciudadana, como se llama el proyecto político que lideró desde 2007 Correa, a quien llamó “hermano querido“.

Moreno aseguró que en su administración se pondrá énfasis en inculcar valores a los jóvenes y que librará una “lucha sin cuartel contra el microtráfico de drogas en barrios, escuelas y colegios” para lo que no dudará en decretar “una emergencia nacional“.

Apuntó que su Gobierno se centrará en la “eliminación de la pobreza extrema“, en “la entrega de transferencias monetarias para las poblaciones vulnerables”, “la ampliación de los esquemas de protección social“, “la construcción de vivienda” y “el incremento de la producción y la apertura de plazas de empleo“.

En el apéndice económico, Moreno aseguró que sostendrá la dolarización, que rige en el país desde el año 2000, y que “no habrá una moneda paralela”, como temen sectores opositores con la introducción del dinero electrónico.

También abogó por una “mayor austeridad en el gobierno” y “mayor productividad” como vía para resolver los problemas económicos y anunció una “batalla frontal” contra la corrupción.

Instó en ello a las autoridades estadounidenses y brasileñas a entregar todas las listas de posibles corruptos en el país relacionadas con el caso Odebrecht.

En las relaciones internacionales, se comprometió con la integración regional, en el apoyo a los procesos de paz y reiteró el respaldo a Colombia en el desarrollo de los diálogos de paz que adelantan el Gobierno y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) de esa nación, en Quito.